Hito: con voto unánime, prohíben las salmoneras en el Canal de Beagle

Ambito Nacional

Se trata del primer país del mundo en legislar contra esta actividad productiva considerada nociva para el medio ambiente.

La Legislatura de Tierra del Fuego sancionó ayer una ley que prohíbe la cría de salmones en la provincia, una decisión que según sus impulsores resulta “histórica” porque “se trata del primer país del mundo en legislar contra esta actividad nociva para el medio ambiente”. La norma aprobada por unanimidad en el Parlamento fueguino también cosechó el apoyo de instituciones y entidades ambientales tanto locales como del ámbito nacional.

Uno de los impulsores de la medida, el diputado provincial Pablo Villegas del Movimiento Popular Fueguino, aseguró en el recinto que la medida resulta “una clara y contundente definición institucional que destaca la importancia que tiene para los fueguinos, la protección y conservación de nuestros recursos naturales”.

El proyecto es el corolario de un proceso iniciado en 2018, cuando se instaló con fuerza el posible establecimiento de salmoneras (jaulas para la cría de salmones en cautiverio) en el lecho marino del Canal Beagle. La salmonicultura es la siembra y cosecha intensiva de salmónidos bajo condiciones controladas para fines comerciales.

Pero esta producción solo es posible en un determinado tipo de ecosistema (frágil, prístino, de aguas frías y ricas en biodiversidad) lo cual generó en los últimos años una presión extrema en los lugares donde su desarrollo es viable.

Los ambientalistas recuerdan que las salmoneras se vieron involucradas a lo largo del tiempo en numerosos escándalos relacionados con escapes de ejemplares, mortandad y uso indebido de antibióticos.

En la Argentina, el proyecto era instalar estos emprendimientos, que tuvieron su origen en Noruega a principios de los años 70, en aguas del Canal de Beagle, en Tierra del Fuego,

Ecologistas

La prohibición de las salmoneras en esta provincia es laculminación de un proceso impulsado por el rechazo al proyecto de parte de los habitantes fueguinos y chilenos, organizaciones ambientales y la firma de prendas outdoor Patagonia, que visibilizaron la iniciativa a nivel internacional.

“La salmonicultura hubiese representado una amenaza para la economía de la provincia, ya que en Ushuaia, la mitad de las familias dependen del turismo una actividad que no podría convivir con el impacto ambiental de la industria. Esta ley es un ejemplo del cuidado de un modelo económico y productivo sostenible, que respeta tradiciones culturales y prácticas artesanales que generan puestos de trabajo genuinos”, dijo David López Katz, residente de Tierra del Fuego y miembro del equipo de Sin Azul No Hay Verde de la Fundación Rewilding Argentina.

Dejá tu comentario