Tras episodios en la Cordillera, ahora tomas en Río Negro llegaron a casas de veraneo en Las Grutas

Ambito Nacional

Se trata de ocupaciones de viviendas que no están siendo utilizadas por sus dueños por la paralización de viajes en pandemia. Se suma a complejidad de reclamos mapuches.

La ola de usurpaciones que agobia a una docena de provincias tiene en Río Negro uno de los focos más activos, ya que los episodios con comunidades mapuches tienen a maltraer a las localidades cordilleranas, con casos resonantes en Villa Mascardi y El Bolsón.

Sin embargo, ahora el distrito gobernado por Arabela Carreras debe atender el otro extremo de su extensión. Ya no las montañas, sino el mar, ya que se sucedieron casos en Las Grutas de tomas en casas de veraneo que no están siendo visitadas a raíz de la paralización de los viajes por la pandemia.

“Cuando los propietarios abran las puertas para que vean sus viviendas se van a encontrar con casas tomadas o robadas”, dijo Marilín Gemignani, legisladora del oficialismo provincial de Juntos Somos Río Negro a Radio Perfil (JSRN). A diferencia de las ocupaciones en la zona cordillerana, que son tomas en grandes extensiones y con la complejidad de las reivindicaciones ancestrales, en estos casos se trata de viviendas particulares, cuyos dueños en general ni siquiera residen en la zona, lo cual tiene complicaciones extras para realizar las denuncias en la Justicia. Asimismo, mientras que casos como el de Villa Mascardi o El Bolsón corresponde la solución al Gobierno nacional por tratarse de Parques Nacionales y terrenos del INTA, respectivamente, en Las Grutas la resolución recae en la esfera local.

Según los comentarios de Gemignani, los usurpadores hacen trabajos de inteligencia en la zona para ingresar a viviendas que no suelen tener visitas de sus propietarios. Y como las tomas en muchos casos incluyen niños, también se dificulta el desalojo en la localidad balnearia perteneciente al municipio de San Antonio Oeste.

En este sentido, los vecinos de Las Grutas se organizaban ayer para realizar reclamos y recorrer las casas usurpadas, una situación que le agrega tensión a los hechos y que recuerda a lo acontecido en Villa Mascardi, donde debió intervenir la policía para evitar que los pobladores de la región se enfrentaran con la comunidad mapuche que se instaló en la zona en 2017.

La semana pasada, la gobernadora Carreras fue recibida por Alberto Fernández en Casa Rosada tras los episodios en El Foyel, que terminó con un exitoso desalojo ejecutado por la policía provincial. La mandataria conversó con el Presidente sobre los conflictos de Villa Mascardi y acordaron crear una mesa de diálogo integrada por referentes políticos y sociales para buscar una solución al problema.

En ese sentido, también se comprometieron a que se involucre directamente la ministra de Justicia, Marcela Losardo. Una forma también de correr al Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI), cuya titular, la rionegrina Magdalena Odarda, fue señalada por Carreras por fomentar las tomas por cuestiones ligadas a la política local.

A los sonoros casos en la Patagonia, Guernica y la polémica con la familia Etchevehere en Entre Ríos, también hubo registros de tomas en los últimos meses en Vaca Muerta, Neuquén, Santa Fe, Córdoba, Mendoza, Jujuy, Tucumán, Chaco, Misiones y Chubut.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario