20 de noviembre 2019 - 00:00

El radicalismo apela al territorio para ganar puja interna con el PRO

En Buenos Aires, la liga de intendentes UCR se siente más fortalecida y quiere buscar la primera plana como oposición a través de la fuerza en municipios.

María Eugenia Vidal, Sergio Bordoni y Gustavo Posse

María Eugenia Vidal, Sergio Bordoni y Gustavo Posse

No se trató de un encuentro más. En esa mesa de diálogo del pasado 5 de noviembre en La Plata, los intendentes radicales de la provincia sintieron la fuerza de la unidad y descubrieron un sentido de pertenencia más allá del propio partido. Es que los jefes municipales de la UCR sienten que la derrota de Cambiemos los dejó mejor parados que antes y, pese a que no tienen intención de abrirse del espacio, comienzan a plantar su propio escenario de oposición.

Eso sí, a pesar de que en su mayoría no lo hacen público, algunos jefes de distrito del partido centenario ya dejaron claras sus diferencias con el plan que pretenden jugar desde el PRO y quieren hacer valer su rol territorial para dejar en claro su potencial.

“Seguimos hablando. Nos mandamos mensajes seguido. Sobre todo los del interior. Desde el PRO quieren freezar todo hasta marzo para que nadie se haga cargo del rol de (María Eugenia) Vidal hasta que ella vuelva a reaparecer una vez que deje el Gobierno. Pero tenemos a cargo nuestros municipios y somos los que vamos a tener que dialogar con Kicillof. No hay lamentos porque el número alcanzado como fuerza nacional nos dejó bien parados. Pero cada tanto aparece eso de qué hubiese pasado si desdoblaba. La respuesta es que ganábamos”, dice un intendente radical del interior.

Los próximos meses serán cruciales. La temporada estival marcará el comienzo de la búsqueda de la mejor estrategia de cara a marzo. Y, más allá de que desde el vidalismo se plantee al poder legislativo como la principal arma de reacción, el ejecutivo municipal opositor sabe que debe aprender a convivir de la mejor manera con el gobernador entrante.

Es por esto que la liga de intendentes radicales, en un 2020 marcado por las elecciones partidarias, buscará hacerse fuerte en los territorios revalidados y comenzar a hacer base en esos municipios donde el PRO nunca pudo plantar bandera en estos últimos años. “A diferencia de lo hecho por Salvador, a quien valoro, quien sea electo como nuevo presidente del radicalismo en la provincia sabe que todos los intendentes buscamos que el partido tenga una representación activa. Y es por eso que la intención es que el representante provincial sea un intendente. No podemos seguir jugando el rol de oposición invisible. Ya lo dijo un intendente hace unos días. Así como veníamos no se puede seguir más”, asegura otro jefe municipal de la provincia.

La referencia era al intendente de Tornquist, Sergio Bordoni, quien a través de las redes sociales aseguró que “estoy en Cambiemos, pero así no podemos seguir más. Estamos oprimiendo a la clase media y baja de nuestro país”. Y completó su crítica sosteniendo que “lo he dicho donde corresponde, pero no he sido escuchado. Somos muchos los que pensamos igual”. En el comentario, Bordoni no sólo planteó la situación económica actual, sino las diferencias internas.

En lo concreto, la UCR manejará 32 de los 62 municipios de Cambiemos. Y pese a no contar con una figura que, en este momento, pueda hacerse cargo de la oposición a nivel provincial busca posicionarse desde su territorialidad. Gustavo Posse figura como el gran candidato para hacerse cargo de ese rol. Tanto por sus años al frente del ejecutivo de San Isidro como por su buena relación con diferentes dirigentes del peronismo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar