Economía

Bonos: envían hoy al Congreso el proyecto de reperfilamiento

La iniciativa que promueve un estiramiento en los plazos no es vista con buenos ojos por el peronismo, con un debate interno sobre la deuda.

El Palacio de Hacienda elevará hoy al Congreso el proyecto de Ley que apunta a lograr un reperfilamiento voluntario de los vencimientos de capital de los bonos bajo jurisdicción local, con el fin de descomprimir las exigencias financieras. La medida había sido anticipada el miércoles por el Ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, intentando descomprimir las exigencias financieras entre 2020-2023; según su interpretación, para que el mandatario que gane las próximas elecciones “pueda desplegar sus políticas económicas y sociales, sin excesivos condicionantes financieros”.

Si el Congreso se abre a discutir el proyecto, el oficialismo habrá logrado instalar un nuevo debate en plena campaña electoral con respecto a lo que realizará cada candidato en caso de alcanzar la presidencia a partir del próximo 10 de diciembre: cuál es el proyecto que cada frente político tiene en mente con los titulos soberanos ante las muy severas restricciones financieras del país. Desde el oficialismo se busca lograr un estiramiento de los plazos de los títulos, lo que implica que no se realizará ninguna quita de capital, ni una modificación de los intereses. Esto ya se vio reflejado en la medida anunciada el miércoles para las Letras del Tesoro. En este caso, se desdobló el pago de los vencimientos para los inversores institucionales en tres períodos: se pagará el 15% en la fecha ya programada, un 25% tres meses después y el 60% restante a los seis. La intención es proveer las herramientas necesarias para promover un reperfilamiento voluntario de los vencimientos. En paralelo, también se iniciará un proceso similar para los bonos bajo legislación extranjera, bajo las cláusulas de acción colectiva, con el fin de extender los plazos, sin quitas de capital ni de intereses.

El proyecto del oficialismo no es visto con buenos ojos desde el peronismo, que aún debate internamente que hacer con la deuda ya emitida. Un parte del frente opositor afirma que toda la deuda debe ser pagada en tiempo y forma para garantizar ante los mercados internacionales que la próxima gestión se basa en el absoluto cumplimiento de las obligaciones. Desde otros sectores del peronismo, más cercanos al kirchnerismo extremo, se habla de una negociación más favorable para la Argentina, lo que podría agregar una quita de capital o una baja en la tasa de interés. Se especula con que el peronismo no acompañe el proyecto que está siendo impulsado por la cartera de Hacienda; ante la falta de acuerdo interno. Lo cierto es que cualquiera sea el caso, actualmente la Argentina no está en condiciones de cumplir en tiempo y forma con los vencimientos de deuda, aunque los principales referentes de Mauricio Macri y de Alberto Fernández insisten en que es un problema de liquidez, no de solvencia.

La preocupación con respecto a los vencimientos de deuda fue uno de los temas centrales en la campaña electoral, considerando que el país se encuentra desde 2018 fuera de los mercados de deuda internacional, a partir del encarecimiento del costo del crédito, ante la fuerte suba del riesgo país, que se potenció una vez conocidos los resultados de las PASO. Actualmente, el indicador que mide la sobretasa que pagan los países en relación a los bonos de Estados Unidos, considerados como los más seguros, se encuentra en torno a los 2.100 puntos básicos, lo que impide una potencial salida de la Argentina a los mercados.

Esto plantea la necesidad de que el próximo gobierno logre una renegociación del acuerdo original con el FMI. Lacunza ya anticipó que el gobierno solicitó iniciar un diálogo con el organismo, pero éste finalizará bajo el próximo mandato. El paso ahora es ver cómo evolucionan las negociaciones en el poder legislativo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario