Estimación de EE.UU. sacude mercado futuro

Campo

En su reciente balance de oferta y demanda global, el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) volvió a reducir sus estimaciones sobre la proyección de cosecha de soja en la Argentina y Brasil. Para nuestro país, el USDA estima ahora una campaña de 35 millones de toneladas, aún distante del rango de entre 33 a 34 millones de toneladas. que muchos observadores privados pronostican. Para Brasil, el USDA estima una cosecha de 56 millones, con varios analistas privados en un rango de entre 52 a 54 millones de toneladas.

El resultado final de la cosecha sudamericana fue reducida en 5,5 millones de toneladas con respecto a marzo y la proyección total de esta campaña ascendería a 96,8 millones de toneladas, contra 92,15 del año anterior, aunque cabe tener en cuenta que el tamaño final podrá ser aún reducido en el curso de los próximos informes. Los stocks mundiales de soja caen a 33 millones de toneladas, contra 35,88 del mes anterior y 39,29 de la campaña previa.

• Reacción

El mercado no tuvo la habilidad de reaccionar favorablemente a este informe -que objetivamente fue constructivo-, lo cual resultó ser una clara señal negativa. Además, las importaciones de China fueron reducidas en un millón de toneladas, con una nueva proyección de 20,5 millones de toneladas. El mercado mostró entre la semana anterior y ésta, algunas señales bajistas en el corto plazo:

1- Los fondos siguen aún sentados sobre importantes posiciones largas de soja.

2- Difícilmente los stocks finales de los EE.UU. revelados por el USDA, puedan ser nuevamente recortados en el informe de mayo como para reafirmar las menores existencias de soja desde la campaña 1976/ '77.

3- El dólar sigue mostrando señales de fortaleza contra el euro y el resto de las monedas, lo que conspira contra los precios de las materias primas expresadas en esta moneda.

4- Aunque menores a lo previsto inicialmente, las disponibilidades de soja sudamericana comenzarán a presionar al mercado a medida que vayan ingresando al circuito comercial.

5- Las relaciones de precios en Chicago entre las cotizaciones de vieja cosecha y la nueva se han achicado considerablemente.

En el mediano y largo plazo, sin embargo, el mercado mantendrá viva la expectativa que se genere con respecto al resultado de la próxima campaña norteamericana. Cualquier falla productiva, aun mínima, contará con la capacidad de encender nuevamente la mecha alcista.

La cosecha de soja en Brasil se encuentra muy adelantada
y, según indicaba esta semana Celeres, ya alcanza 69%, 11 puntos porcentuales por encimadel año anterior a esta altura.En nuestro país, esta actividad totaliza 31%, según el panorama semanal de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires.

El informe sobre estado de cultivos y avance de siembra en los EE.UU. no revelaron ninguna sorpresa
: los cultivos de trigo de invierno «buenos a excelentes» alcanzaban 48%; la siembra de trigo de primavera se encuentra realizada en 16% y la de maíz en 6%.

La marcada volatilidad de precios que hoy observa el mercado granario en su conjunto, con muy fuertes dispersiones diarias en los precios, plantea la
necesidad de formular algunos cambios estructurales en el régimen de garantía de nuestros mercados de futuros. Hasta hace algo más de tres años, un límite en el mercado de Chicago para soja era de u$s 30 centavos por bushel (equivalente a u$s 11 por tonelada). Este fue modificado por uno nuevo, que rige en la actualidad y es de u$s 50 centavos por bushel (que representan u$s 18,40 por tonelada). Además, en el régimen anterior, si dos o más posiciones del Chicago Board of Trade tocaban algún límite, estos se expandían para la operatoria del día siguiente en 50%.

En la actualidad, no rigen más los límites de suba o baja ampliados. El límite
operativo de soja en el MAT, por su parte, permanece inalterable en torno de los u$s 10 por tonelada (o u$s 1.000 por contrato) y el margen (o sea la garantía) de este contrato sigue siendo de u$s 1.000 por operación.

Hasta hace un año, resultaba bastante extraño que algún límite (de suba o de baja) pudiese llegar a materializarse en el recinto de operaciones. Sin embargo, desde julio del año anterior hasta la fecha, y como consecuencia del fracaso de la cosecha norteamericana y a las pérdidas sufridas en nuestra región, con la consecuente reducción de stocks, y el permanente apetito de China por este producto,
se observan muy fuertes oscilaciones de precios, que le permitieron al mercado llegar a los máximos niveles observados en más de 15 años.

La campaña que se inicia no será una excepción y
el « we a t h e r m a r k e t » (mercado climático) ya se instaló en la plaza de Chicago, lo que determinará más y más volatilidad. El jueves último, el mercado de soja en el Chicago Bord of Trade testeó estos nuevos límites en cuatro posiciones, por primera vez desde que fueron impuestos, el 27 de agosto de 2000. Ahora bien, los feriados en nuestro país provocan necesariamente un espacio en blanco que resulta necesario «llenar» en el primer día hábil inmediato, puesto que obviamente el «

Chicago Board of Trade» continúa regularmente su operatoria. Podría entonces ocurrir que una brusca oscilación en el exterior, por ejemplo algún límite de suba o baja, genere una nueva ola de ventas en el mercado electrónico nocturno, que ya contaría con un nuevo límite de u$s 18,40.

En esas condiciones abriría nuestra plaza, que no podría enfrentar otro límite que el ya aludido, de u$s 10 por tonelada, con el consecuente «retraso»

Dejá tu comentario