Economía

Cómo se preparan los fondos para un Armagedón financiero

Los inversores están "cargados" de acciones en sus carteras como no lo estaban desde fines de los '90. Un interesante artículo de "Barron´s" analiza los posibles escenarios del fin del mundo y qué hacer.

La Fed ya hizo la jugada que el mercado esperaba. Sin embargo, persisten una serie de interrogantes que tienen en vilo a los principales fondos de inversión del mundo. Días atrás desde la publicación especializada “Barron’s”, Reshma Kapadia analizó los tres escenarios considerados como posibles Armagedones o escenarios del fin del mundo. “Las mayores amenazas son hoy que la guerra comercial entre EE.UU. y China se convierta en un conflicto total que sumiría al mundo en una recesión y anulara la globalización; el de un escenario deflacionario similar al Japón de los ‘90 que se extienda a través de EE.UU. y Europa; y el de una guerra cibernética donde piratas informáticos podrían paralizar la infraestructura crítica, socavando la confianza y desencadenando un megaconflicto”, sintetiza Kapadia.

Las tenencias accionarias de los inversores como parte de sus activos financieros rondaban el 30% a principios de año. La última vez que fue tan alta se dio a fines de los ‘90. Por eso, señala Kapadia, estrategas, administradores de fondos y asesores financieros comenzaron a considerar sobreponderar los activos refugio. Según algunos de ellos, ya sea que la guerra arancelaria se intensifique o se prolongue, la desventaja es un mundo sin crecimiento donde el sentimiento de riesgo se evapora. Y pese a que los bancos centrales tratan de proporcionar una red de seguridad, sigue siendo una red pequeña con muchos agujeros.

Cada “escenario del fin del mundo” requiere su propia estrategia, pero los bonos del Tesoro de EE.UU., el oro y el dinero en efectivo son elementos básicos. Claro que no todos pueden ofrecer la misma protección que en el pasado. De todos modos, “algunos de los escenarios aterradores que se ciernen sobre los mercados, como un brexit sin acuerdo o un conflicto con Irán, pueden crear agitación regional o agitar los mercados a corto plazo, tienden a no encabezar la lista de los peores escenarios de los administradores y estrategas de fondos”, advierte. Por ejemplo, mientras que una guerra con Irán podría hacer que los precios del petróleo aumenten, el auge del shale oil podría aminorar el retroceso de los activos de riesgo a medida que EE.UU. avanza hacia la independencia energética.

A continuación se brinda un resumen sobre las estrategias relevadas por Kapadia ante cada Armagedón.

La bomba de la deuda

Según los gestores, las preguntas más frecuentes de los clientes no son sobre Irán o China sino sobre la deuda. El déficit de EE.UU. está camino del billón de dólares en 2020, la deuda global está en récord y triplica el tamaño del PBI mundial, y hay u$s16 billones de deuda a tasas de interés negativas. El escenario que quita el sueño es el de una “japonificación” de Europa y EE.UU., con más economías atrapadas en un ciclo de crecimiento anémico y tasas de interés perpetuamente bajas. Las economías no pueden crecer sobrecargadas de deudas pero los inversores buscan más rendimiento, alimentando una burbuja de crédito que aparece y se agita en los mercados financieros. Después de años de política monetaria, los bancos centrales son impotentes e incapaces de detener la crisis.

En este contexto, la liquidez es la reina y los inversores querrán vender activos menos líquidos como deuda de alto rendimiento o bonos a tasa flotante y aumentar el efectivo y los bonos del Tesoro de EE.UU. a largo plazo. Si bien los activos defensivos no son baratos, los bonos del Tesoro se verán baratos en retrospectiva si la japonificación se desarrolla. También el oro sería parte del menú pese a ser una cobertura para la inflación, dado que los bancos centrales siguen reduciendo las tasas o recurren a medidas más desesperadas. Vale recordar que a pesar de que el índice Nikkei 225 perdió dos tercios de su valor durante las décadas perdidas de Japón, de 1992 a 2002, algunas empresas lograron sobrevivir y prosperar. Por eso los gestores buscan empresas con productos y servicios diferenciados y los medios para adaptarse a las cadenas de suministro cambiantes como Duke Energy y JPMorgan Chase por sobre los de productos de consumo tradicionalmente defensivos que son caros y serían vulnerables a mayores aranceles. En el caso de que la deflación se afiance, los inversores se inclinarían hacia compañías con más efectivo que deuda y acciones preferentes que puedan generar ingresos en ausencia de crecimiento. También son atractivos los pagadores de dividendos constantes, en lugar de los de mayor rendimiento.

Enemigos íntimos

La preocupación es que el conflicto comercial entre EE.UU. y China explote. Los aranceles sobre todo el comercio serían solo parte del escenario de pesadilla. EE.UU. podría adoptar una línea más dura para restringir aún más el acceso de China a la tecnología estadounidense, reducir las visas a los ciudadanos chinos e incluso eliminar ciertas acciones chinas de los mercados estadounidenses. Cualquiera de los países podría comenzar una guerra de devaluaciones. China podría tomar represalias con boicots, restricciones en el acceso de las corporaciones estadounidenses a sus 1.400 millones de consumidores y, en un verdadero escenario de juicio final, intensificar las tensiones geopolíticas en los mares del sur de China o con Taiwán y posiblemente restringir el acceso a Taiwan Semiconductor, un proveedor crucial de tecnología global y complejos industriales. Contrarrestar un Armagedón relacionado con China significa comprar oro y bonos del Tesoro de EE.UU., y también yenes (la moneda japonesa actúa como un refugio cuando las tensiones aumentan, pero también lo hace relativamente bien en un mundo en el que los principales bancos centrales se están relajando porque es probable que el Banco de Japón haga lo mínimo). Contraintuitivamente, los inversores también pueden querer inclinarse hacia acciones extranjeras dadas sus valoraciones: los mercados emergentes cotizan a su nivel más bajo en comparación con las acciones estadounidenses desde 2003. Y la historia también ayuda: en los últimos 50 años, el liderazgo entre el índice MSCI EAFE y S&P 500 se invirtió de la tendencia prevaleciente cinco de las siete veces después de que EE.UU. tuvo un mercado bajista. Pero la selectividad está garantizada, con algunos mercados extranjeros mucho más vulnerables a una guerra comercial y una depresión económica mundial que otros. Y en un mundo donde el crecimiento se vuelve cada vez más escaso, Microsoft o los productores de dividendos constantes, incluidas las empresas de telecomunicaciones y oleoductos, tendrán demanda. En el caso de cadenas de suministro mundiales rotas, el crecimiento y los márgenes se verían afectados a medida que las empresas se vuelven menos eficientes y productivas. Pero debido a que este es más un escenario de “rana en agua hirviendo” los estrategas dicen que se requiere una recalibración de las carteras, no solo una cobertura. Eso incluye inclinarse hacia los líderes nacionales de la marca en los EE.UU. (y China) y las empresas pequeñas y medianas enfocadas al mercado doméstico, con los medios para ser ágiles.

Apuestas desactivadas

El más drástico de todos los escenarios es algo que provoca una gran pérdida de confianza en EE.UU., desde exitosos ataques cibernéticos en infraestructuras claves, hasta una crisis de confianza en el liderazgo político o las elecciones. En este caso el escenario de tipo Armagedón que llama más la atención es un ataque cibernético al sistema bancario. El oro sería un refugio natural. Una opción menos pasiva que podría ganar dinero si hubiera un ciberataque: compañías de ciberseguridad, consultores tecnológicos y acciones en la nube. Cualquiera de estos desarrollos podría desencadenar una recesión. Los bonos del Tesoro son una cobertura natural, pero no ofrecerán el mismo nivel de protección que cuando las tasas eran más altas, una razón por la cual los inversores también pueden querer estrategias a largo plazo o neutrales.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario