Política

Congreso: jugueteo por bancas agita guerra intra oficialismo

La trifulca por la Cámara baja repercute en la Ciudad, que también tiene un problema en cuanto a la eventual acompañante de Martín Lousteau para el Senado.

Después de trágicas operaciones desde una rama marginal del centenario partido, la parte “seria” de la Unión Cívica Radical activó una lógica guerra por espacios de poder tras la designación de Miguel Pichetto (PJ) como candidato a vicepresidente de Mauricio Macri. La búsqueda de la titularidad de la Cámara de Diputados a favor del eventual legislador nacional y actual gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, ante un segundo mandato de Cambiemos -Juntos por el Cambio desde ayer-, dinamitó la paciencia de la mandataria bonaerense, María Eugenia Vidal.

Como si fuera poco, la participación estelar en el ticket por la senaduría porteña de Martín Lousteau activó una fuerte disputa dentro del PRO que mezcla no sólo cupo, sino también la interrupción voluntaria del embarazo que se volverá a discutir en 2020, más allá del color del futuro gobierno. Veamos:

El resbaladizo jefe de Gabinete, Marcos Peña, prometió el primer lugar de la lista de diputados nacionales por Buenos Aires al actual ministro de Seguridad de ese distrito, Cristian Ritondo. La aparición de Cornejo por ese lugar y el titubeo cayó pésimo en el vidalismo. También mira de cerca este asunto el “consultor” principal de Vidal ante cuestiones delicadas y actual jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, quien sabe que Ritondo cuenta con todo el poder en tres comunas sureñas de Capital Federal y cuotas de fuego en el Consejo de la Magistratura local y la Legislatura, entre otros focos. Es decir, una complejidad ante ansiosos radicales. Cornejo, a pesar de los reclamos, puede mostrar el mayor consenso a favor de Macri que se obtuvo en la última convención radical y parte del camino despejado para que su sucesor, Rodolfo Suárez, mantenga Mendoza en manos oficialistas.

La designación de Martín Lousteau como primer candidato a senador por la Ciudad deja a los radicales contentos -también, y mucho, a Rodríguez Larreta- pero convierte a la acompañante en un espinoso tesoro para el PRO. En Casa Rosada evalúan eyectar a la actual vicepresidente, Gabriela Michetti -de pésima gestión política y de mal manejo de las sesiones- hacia la Organización de los Estados Americanos (OEA). Ese lugar es ocupado en la actualidad por Paula Bertol, quien suena fuerte para ir al Senado, y quien ya comenzó a moverse desde el exterior.

Bertol conoce el Congreso como diputada y fue, antes de partir hacia los Estados Unidos, la secretaria de relaciones parlamentarias de la Jefatura de Gabinete de Peña. Su rol fue mucho más práctico que el de su sucesora, Lucía Aboud, a quien varios legisladores esperan verla en otro lugar. Una de las trabas que tiene Bertol: hay quienes dudan en Casa Rosada de su postura frente a la interrupción del embarazo y temen una réplica de la voltereta de la actual legisladora bonaerense, Gladys González, que pasó del celeste -contra- al verde -a favor- en un abrir y cerrar de ojos. En la fila de candidatas a acompañar a Lousteau también aparece la experimentada Carmen Polledo, una PRO fiel que es muy desaprovechada en la actualidad en Diputados y que sólo se moverá ante un llamado de Macri.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario