Política

Contundente paro general de la CGT contra el Gobierno

La central obrera realizó su quinta huelga desde que asumió Mauricio Macri. No hubo transportes y varias ramas de la economía se plegaron a la medida de fuerza. La izquierda realizó cortes en los accesos a la Ciudad y el interior del país.

El quinto paro general convocado por la CGT -el sexto si se cuenta el 30A- contra el gobierno de Mauricio Macri se sintió con fuerza desde la medianoche del miércoles y durante toda la jornada.

Casi todos los servicios púbicos se adhirieron. Desde la cero hora no circularon colectivos urbanos, trenes, aviones, micros de larga distancia, barcos y subtes. Hasta la terminal de combis de Capital estuvo cerrada. La flata de transporte público garantizó una vez más la efectividad de la medida.

paro1.jpg
<p>El paro se sintió fuerte en la ciudad de Buenos Aires y en todo el país.</p>

El paro se sintió fuerte en la ciudad de Buenos Aires y en todo el país.

Si bien los taxis y remises también se sumaron al paro, en la mañana se pudo observar en algunas zonas a un puñado de propietarios de autos trabajando. El Sindicato de Peones de Taxis y los Taxistas Autoconvocados no salieron a trabajar. Las app que permiten conseguir autos como Uber y Cabify funcionaron con reservas a tope, lo que complicó conseguir un viaje.

Además de la CGT, la protesta fue impulsada por el Fresimona -donde confluye la Corriente Federal de Trabajadores-, las tres CTA, la Multisectorial 21F, los movimientos sociales, el MASA -que reúne a una decena de gremios cegetistas-, las 62 Organizaciones Peronistas del textil Hugo Benítez, la Confederación del Transporte, algunas cámaras empresarias, organizaciones de izquierda y partidos políticos de la oposición.

Calles casi desiertas

La actividad en las veredas porteñas fue casi nula. Algunos minimercados, farmacias, bares y agencias de quiniela abrieron sus puertas, pero en general el comercio también se vio afectado. Las estaciones de servicio amanecieron encintadas y con conos que impidieron el ingreso a sus playas y surtidores.

Los canillitas no repartieron los periódicos y revistas y muchos encargados de edificios no mojaron las baldosas. Las aulas estuvieron vacías por la adhesión de los maestros primarios, secundarios y universitarios, tanto del ámbito privado como del público.

paro2.jpg
<p>Una postal del Microcentro en horas de la mañana.</p>

Una postal del Microcentro en horas de la mañana.

No hubo atención en oficinas gubernamentales, ni de la administración central, provincial y municipal, ni del Poder Judicial. Se espera que la Corte Suprema declare a este miércoles día inhábil. Tampoco los médicos y profesionales de la salud brindaron el servicio habitual: solo recibieron a pacientes en las Guardias.

Decenas de fábricas y empresas se acoplaron a la medida y no levantaron sus persianas. Industrias metalúrgicas, alimenticias, mecánicas, químicas, farmacéuticas, gráficos, texiles, aceiteros, entre otros rubros, no operaron. La mayoría de los trabajadores se quedaron en sus casas.

Los bancos permanecieron cerrados, aunque se pudieron realizar operaciones digitales. Las entidades deportivas y las zonas de esparcimiento no fueron habilitadas el público.

paro3.jpg

En las obras de construcción la adhesión fue casi unánime, mientras que en el sector de los gastronómicos fue dispar.

El puerto de Buenos Aires, el aeroparque Jorge Newbery y aeropuerto internacional de Ezeiza, como la mayoría de las terminales aéreas del país no registraron movimientos. Las estaciones de subte estuvieron cerradas y las de los ferrocarriles inhóspitas. Las cabeceras de tren de Constitución y Retiro mostraron una postal deshabitada, en soledad.

Declaraciones

Para la CGT la "contundencia de la medida quedó demostrada en las capitales de la Argentina con fotografías de ciudades desiertas”.

Héctor Daer reclamó al Gobierno nacional que tome medidas “inmediatas” para “frenar la decadencia social y económica” en el país.

Hugo Moyano no descartó nuevos paros. “Si sigue con la misma política no hay otra salida. No puedo adelantar nada, porque se decide en conjunto. Si no cambian, no queda otro camino", advirtió.

Cortes y piquetes

La medida de fuerza fue acompañadas por marchas y cortes a cargo de agrupaciones de izquierda y movimientos sociales, que complicaron los accesos a la Ciudad de Buenos Aires y el tránsito en el centro porteño.

Bien temprano, manifestantes bloquearon el Puente Pueyrredón, en el Puente de la Noria, en el cruce de Vergara y Acceso Oeste (Morón) y en la Panamericana y Ruta 147. Al mediodía, organizaron un acto en el Obelisco. También se contaron más de 60 cortes, movilizaciones y ollas populares en varias provincias.

paro4.jpg
<p>Los subtes esta vez también se plegaron a la medida.</p>

Los subtes esta vez también se plegaron a la medida.

<p>Por el paro no hay carga de combustible.</p>

Por el paro no hay carga de combustible.

Mauricio Macri encabezó un acto con las fuerzas armadas en el Palomar, pero evitó hacer comentarios sobre la huelga general.

El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, calificó la medida como “inoportuna”, y consideró que “el principal costo que tiene es que está frustrando las expectativas de mucha gente que está pensando en su trabajo”.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, dijo que estaban "hartos de los paros" y deslizó que la CGT lo hizo por motivos políticos electorales. "Estamos hartos de los paros, de que cada dos por tres hagan un paro. Es el quinto paro. Cuando hay un gobierno que no es del partido de los sindicalistas, pasa esto", sostuvo.

paro5.jpg
<p>En Aeroparque tampoco hubo actividad.</p>

En Aeroparque tampoco hubo actividad.

La funcionaria rechazó los cortes de tránsito y consideró que son "muy poco democráticos estos paros con piquetes". Bullrich aseguró que "Cambiemos piensa distinto" y lamentó que haya gente "que tiene que adherir por la fuerza" al paro "para no sufrir aprietes".

Carlos Acuña, uno de los dos jefes de la central, le respondió. "Repudiamos las palabras de la ministra de Seguridad, que dice que está harta de los paros. Es una lástima que no entienda que es una herramienta constitucional que tenemos para reclamar y que nos escuchen”, advirtió el cegetista.

Paro 29 1.jpg
<p>Las calles de la Ciudad amanecieron con muy poco tránsito por el paro.</p>

Las calles de la Ciudad amanecieron con muy poco tránsito por el paro.

El paro de 24 horas fue convocado por el Consejo Directivo de la CGT sin concurrencia a los lugares de trabajo, pero los gremios más combativos instalaron ollas populares. La CTA de Ricardo Peidró sirvió comida en la sede de avenida Independencia 76, en San Telmo. “Exigimos que Macri ponga freno a este ajuste con el que privilegia los intereses de las corporaciones financieras y el FMI por sobre los trabajadores y la producción nacional", dijo Pablo Spataro, líder de la CTA-A Capital y referente de ATE.

La primera evaluación de los organizadores fue que la protesta fue total y contundente. El piloto Pablo Biró y el técnico Ricardo Cirielli dijeron a ámbito.com que en el sector aeronáutico el nivel de acatamiento llegó al 100%. Julio Piumato aseguró que en la Justicia el paro es "total". Para Hugo Yasky es el paro "más fuerte y de mayor contundencia en la era de Macri". El cegetista Rodolfo Daer reveló que la protesta en el sector industrial es "unánime".

paro6.jpg
<p>La estación Retiro, desierta.</p>

La estación Retiro, desierta.

La cúpula de la CGT lanzó un nuevo paro nacional.
La cúpula de la CGT lanzó un nuevo paro nacional.

La huelga general es más una pasarela para la exhibición de musculatura gremial hacia el próximo Gobierno que un castigo dirigido a la administración de Cambiemos. Será, además, para la central obrera el último contra la actual gestión –si no sucede un imponderable- y para los disidentes una estación más en su planificación de administración constante de la conflictividad y que prevé sostener hasta octubre.

Tal como lo relata Ámbito Financiero, en cualquier caso el destinatario de los pronunciamientos de cada sector será la política. El objetivo, en la versión más amable, será invitar a los candidatos –en particular los peronismos- a incluir en sus listas a dirigentes gremiales y hasta nominarlos para cargos ejecutivos. De paso también mostrará de lo que es capaz el “movimiento obrero” cuando se decide por una reivindicación.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario