Argentina ganó y logró el objetivo

Deportes

Se logró el objetivo. Basile reservó jugadores y consiguió el triunfo que necesitaba para ganar el grupo C y enfrentar a Perú el domingo en lugar del temible México.

Los ingresos de Messi y Mascherano fueron fundamentales para cambiar el curso de un partido que iba rumbo a un empate sin goles.

El equipo argentino manejó la pelota pero le faltó profundidad para crear peligro en el área de Bobadilla. Siempre llegó hasta la penúltima jugada, pero muy pocas veces pudo rematar al arco.

Paraguay, en cambio, decidió jugar de contraataque, retrocedió sus líneas, inclusive a sus delanteros y buscó la velocidad de Nelson Cuevas a espaldas de Ibarra como arma ofensiva.

La Selección argentina sintió mucho la ausencia de un creador porque Pablo Aimar se adelantó demasiado, casi como un tercer delantero, y se entregó a la marca de Jonathan Santana. Por eso el equipo se excedió en toques laterales, tratando de desbordar con un desdibujado Luis González por derecha y con Zanetti por izquierda que, al no manejar esa pierna, terminó centralizando mucho el juego.

En el segundo tiempo la Selección salió a presionarmás arriba. Aimar empezó a convertirse en el eje del equipo y a juntarse con Tevez y Palacio.

Paraguay denunció sus intenciones de conformarse con el empate y retrocedió en exceso sus líneas, dejando solo a Salvador Cabañas para algún contraataque.

A la Selección argentina le siguió faltando imaginación y aunque tenía el monopolio de la pelota sólo pudieron rematar desde afuera del área, aunque sin fortuna, porque Tevez rozó una pelota en un poste y Palacio, una en el travesaño.

A los 20 minutos Basile cambió el esquema. Sacó a Luis González y Cambiasso para que ingresen Mascherano y Messi y armó un esquema con doble enlace. A partir de la habilidad de Messi empezó a desequilibrar a la firme defensa paraguaya y en una jugada que arrancó de izquierda a derecha Mascherano definió con mucha clase con remate de derecha, cruzado y rasante, que entró junto al palo derecho de Bobadilla.

Allí reaccionó Gerardo Martino haciendo ingresar a Roque Santa cruz por Santana para jugar con tres delanteros.

Basile le hizo el contracambio, poniendo a Roberto Ayala por Aimar y armando una línea de cinco defensores. Así las cosas, el partido cambió de dominador. Paraguay se hizo dueño de la pelota con más coraje que fútbol y Argentina tuvo que jugar de contraataque haciendo pesar la habilidad de Messi y de Tevez.

Paraguay no pudo empatar y Argentina se quedó con la punta del grupo, con puntaje ideal y va a seguir en Barquisimeto, donde el domingo enfrentará a Perú. Paraguay será rival de México en Maturín.

Dejá tu comentario