Argentina volvió a ganar sin exigirse

Deportes

No tuvo exigencias. La Selección ganó casi sin transpirar, en un partido ante una discreta Venezuela, teniendo como enemigo principal el calor de Maracaibo. De esta forma consiguió su segundo triunfo consecutivo en las eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica 2010.

La Selección argentina fue práctica, nunca apuró el juego, trató de manejar la pelota lentamente para no quedarse sin energía debido al gran calor y aprovechó un tiro libre de Riquelme bien cabeceado por Milito y un remate de Messi desde afuera del área para poner un exagerado 2 a 0 en el primer tiempo, en un partido que en el trámite era parejo.

Venezuela, por su parte, prefirió atacar por izquierda, aprovechando las falencias en la marca de Ibarra, pero le faltó presencia ofensiva y los desbordes de Rouga, Páez o Maldonado nunca encontraron un socio en el área.

A la Selección argentina le alcanzó con los cruces de Demichelis siempre a tiempo, con la capacidad de mando de Mascherano en la mitad de la cancha y algunas pinceladas de Riquelme, que prefirió tocar más para atrás que hacia adelante.

Messi arrancó como delanteropor derecha, pero como no le llegaba la pelota retrocedió para juntarse con Riquelme y terminójugando prácticamente de centrodelantero.

En el segundo tiempo Venezuela adelantó sus líneas, cambiando al lateral Vallenilla por el mediocampista Rosales.

Argentina, por su parte, retrocedió sus líneas dejando muy solos arriba a Messi y a Tevez.

Los venezolanos tuvieron dos oportunidades para descontar que desperdiciaron Arango y Rosales, pero después los errores defensivos de Rey y Cichero volvieron a emparejar las cosas y Tevez se perdió dos goles prácticamente hechos. La actuación del seleccionado argentino no fue buena.

Es más, el saldo fue negativo a pesar de la victoria por la lesión de Burdisso, que tuvo que retirarse por un choque de cabeza con traumatismo craneano y porque la prueba de Ibarra como lateral y Zanetti como mediocampista no sirvió porque el ex jugador de Boca cometió muchos errores y porque el del Inter nunca pudo proyectarse en ataque con la potencia que lo hace cuando juega como lateral.

La Selección ganó y fue lo más importante. Tres puntos que suman en esta larga eliminatoria hacia Sudáfrica y que demuestran que en Sudamérica está un paso más arriba de casi todos.

Dejá tu comentario