Boca superó otra etapa con firmeza

Deportes

Se sabía que esta vez iba a ser distinto. No había altura, jugaban en Boca, estaba Riquelme y con un gol se podía seguir en carrera. Como final-mente ocurrió. En la suma de aciertos este Boca fue diferente, porque supo explotar las circunstancias apuntadas y encontró dos elementos más gravitantes para su futuro: 1) un Carlos Tévez que comenzó siendo el «compadre» ideal de Juan Román y terminó exponiendo su fútbol en todo su esplendor; 2) Abel Balbo encontró su lugar en el equipo y Boca a un jugador que puede darle buenos dividendos (vale con se-ñalar que fue factor de gran importancia en los dos goles).

Se sabe que El Nacional es más importante en Quito que cuando baja al llano, pero también es cierto que no se le puede dar ningún tipo de ventajas, si es que no se quiere pasar por alguna sorpresa. Mucho más si se piensa que Boca pisó fuerte del medio campo hacia arriba, pero también que experimentó dudas en ese triángulo que formaban Schiavi, Traverso y Serna (acu-ñado entre ellos). Fueron sólo unos minutos, pero los suficientes para que todo Boca entendiera que era «negocio» jugarse lo que tenía -que no era poco-en campo adversario.

Boca comenzó a trabajar la pelota, procuró que los dos Burbano (Juan Carlos y Robert) se retrasaran y obligó a Anangonó, Guagua y el arquero Ibarra a tener que redoblar esfuerzos para que la cuenta no llegara a cifras de esas que quedan en la historia. Boca se asentó primero en la salida que le daban al equipo Calvo y Clemente Rodríguez por los laterales y Battaglia, un poco más adelantado que Serna.

Sin embargo, el verdadero motor no estaba esta vez en Riquelme (que igual tuvo destellos de su amplio diccionario futbolístico), sino que contó con el aporte de Tévez, que se fue acomodando, primero al compás de lo que hacía Riquelme y luego mostrando luces propias como enlace y exponiendo su juego dentro del área.

Si a este Boca le faltaba algo, lo tuvo en la experiencia de Balbo, que se metió «de punta», fijando domicilio entre los dos postes del arco de los ecuatorianos. Arrastró marcas de manera permanente, provocó espacios para el remate propio y el de sus compañeros. Se mostró como uno de esos hombres que se mueven en el anonimato, pero que finalmente tienen una incidencia desequilibrante. Algo que -a todas luces-Boca no mostraba desde hace algún tiempo.

En definitiva, ganó Boca y quedó a la espera del partido de esta noche entre Olimpia y Cobreloa en Asunción (ganan los paraguayos 2 a 0 por el incidente con el árbitro Angel Sánchez) para disputar los cuartos de final. Lo hará de local en el primer partido y de visitante en el decisivo, siempre y cuando no se enfrente con algún equipo de México, pues, como son invitados, definen como visitantes.

Boca: Abbondancieri; Calvo, Schiavi, Traverso, Clemente Rodríguez; Battaglia, Serna, Tévez, Riquelme; Delgado y Balbo. DT: O. Tabárez.

El Nacional:
Ibarra; Coronel, Anangonó, Guagua, R. Burbano; S. Morales, J.C. Burbano, Chalá y Ordóñez; A. Fernández y Porozo DT: P. Massa.

Goles:
PT 27m Calvo (B), 35m Delgado (B).

Cambios: ST 14m Lara por Ordóñez (EN), 31m Alvarado por R. Burbano (EN), 36m Figueroa por Chalá (EN).

Estadio: Boca.

Arbitro: Chandía (Chile).

Dejá tu comentario