De la mano de Palermo, Boca volvió a sonreír

Deportes

Boca mostró signos de mejoría en su juego respecto de sus anteriores presentaciones y logró un valioso triunfo, de visitante, sobre Olimpo por 3 a 1, en Bahía Blanca, en el partido que cerró la sexta fecha del torneo Apertura de fútbol.

Los goles del conjunto que dirige Claudio Borghi los marcaron los delanteros Lucas Viatri, en el primer tiempo, y Martín Palermo, la figura de la cancha, y el defensor Juan Manuel Insaurralde, ambos en el segundo período, mientras que el mediocampista Juan Manuel Cobo había empatado transitoriamente en el período inicial para el local.

Boca, con la victoria (la primera de visitante en el certamen), llegó a las 7 unidades y se ubicó a seis de los punteros, Estudiantes, Vélez y River, que totalizan 13, en tanto que Olimpo, que estaba invicto de local, se quedó con 6 puntos.

De hecho, Olimpo, que nunca venció a Boca en su historia, había ganado los dos partidos de local. El primer cuarto de hora de juego tuvo a la visita como protagonista: sólido en el fondo (Matías Caruzzo), con presión (Sebastián Battaglia) y muy buen manejo de la pelota en el mediocampo (Cristian Chávez) y con presencia ofensiva en el área rival (Viatri y Palermo).

El equipo de Borghi atacó por las bandas, con Orlando Gaona Lugo por la derecha y Damián Escudero por la izquierda, pero le faltó precisión en los metros finales. No obstante, una buena jugada colectiva, a los 14 minutos, derivó en la apertura del marcador con un golazo de Viatri, tras una gran asistencia de Palermo.

El 1 a 0, paradójicamente, no le dio tranquilidad a Boca, ya que repitió errores en defensa (falla sistemáticamente en el juego aéreo) y, por ende, el empate llegó 180 segundos más tarde con un fino toque de Cobo, luego de un centro desde la derecha de Diego Galván.

El conjunto local, con la igualdad, mejoró en el juego, presionó en el mediocampo (bien el autor del gol y Roberto Brum) y atacó a su rival con una de sus armas más importantes: centros desde las bandas para el paraguayo Néstor Bareiro y Alejandro Delorte.

De hecho, a los 19 minutos, un envió aéreo desde la izquierda de Sebastián Longo se le cerró a Cristian Lucchetti, pero el arquero boquense respondió de manera brillante.

Luego el partido cayó en un pozo: Olimpo se adueñó de la pelota, pero no tuvo profundidad en ataque; y Boca, preso de sus limitaciones, poco a poco desapareció del campo de juego.

Sin embargo, el conjunto de Borghi tuvo dos chances clarísimas, a los 40 y 44 minutos, pero Caruzzo, primero, y Chávez, después, fallaron en la definición.

Pero sobre el final contestó el equipo bahiense con un remate de Bareiro que se fue por arriba del travesaño.

El primer tiempo dejó en claro que Olimpo fue levemente superior, con un juego simple pero efectivo, que Boca, tras un inicio alentador, repitió errores de las fechas pasadas, y que el árbitro Héctor Baldassi mostró gestos de dolor por una dolencia física.

Los dos entrenadores apostaron por los mismos jugadores para el segundo período. Y en el comienzo Chávez, de tiro libre, dio la primera muestra de recuperación en ataque del elenco visitante. Su remate se fue muy cerca del palo derecho.

Boca creció un poco en el juego y Borghi, a los 14 minutos, mandó a la cancha a Jesús Méndez y Marcelo Cañete por Gaona Lugo y Chávez, respectivamente.

La intención del técnico boquense fue oxigenar la zona media y darle más claridad en
ataque. Y a los 16 minutos, Palermo apareció en el área para capitalizar un error de la defensa local y establecer el 2 a 1.

Rápidamente, Omar De Felippe mandó a la cancha a Martín Rolle por Longo para darle más fútbol al equipo. El cambio casi da resultado, al menos en el marcador, ya que a los 22 minutos, el recién ingresado tuvo el empate en sus pies, pero su disparo se fue desviado.

Y lo que Olimpo erró, Boca se lo hizo pagar 60 segundos más tarde con un certero cabezazo de Insaurralde, tras un centro preciso de Palermo desde la izquierda.

El 3 a 1 solidificó el juego del equipo de Borghi (acertó con los cambios) y casi noqueó al conjunto de De Felippe.

Así entre la seguridad y confianza de uno, Boca, y las carencias de otro, Olimpo, transcurrieron los minutos finales. El triunfo bajo la lluvia del conjunto boquense, que dio signos de mejoría, resultó justo.

Dejá tu comentario