Declaración pública de matrimonio frustrada

Deportes

El fútbol belga vivió un nuevo episodio surrealista en su Boxing Day particular durante la celebración del Cercle Brujas-Standard Lieja.

Los jugadores recién volvían del descanso con los locales ganando 1-0. Un aficionado local se ve valiente y decidido y aprovechando la cercanía de las Navidades se atreve a tomar el micro y pedir matrimonio a su novia con un resultado inesperado para el chico.

El joven seguidor de los locales, que al menos ganaron el partido 1-0, se quedó blanco con la respuesta de la chica que no se esperaba la valentía de su novio en lo que es seguramente la humillación deportiva del año que está cerca de concluir.

Dejá tu comentario