Del Potro se vistió de héroe y salvó la jornada

Deportes

Por Ariel Giuliani.- Jornada agridulce para la Argentina en la serie de cuartos de final de la Copa Davis ante Croacia. Cuando todos imaginaban un primer día calmo y de alegría, apareció Marin Cilic para derrotar a Davis Nalbandian por 5-7, 6-4, 4-6, 7-6 (2) y 6-3. A esto se sumó que Juan Martín Del Potro estuvo cerca de no jugar por un malestar estomacal. Aún así, le ganó a Ivo Karlovic 6-2, 7-6 (7) y 6-2.

Desde temprano, la Avenida Roca estuvo colapsada. La presencia de "Delpo" y "El Rey David" generaron gran expectativa en la gente, sumado al feriado del Viernes Santo.

El clima de la hinchada acompañó en todo momento y fue uno de los pilares para mantener en partido a Nalbandian. El unquillense supo, en todo momento, que no jugaba bien. Fastidioso, molesto, incómodo, nunca pudo poner en cancha toda su estirpe copera.

Cilic empezó de la misma manera, pero supo capitalizar más los problemas del rival. La superficie aportó lo suyo: lenta y pesada, que permitía cargar la pelota de efecto. Eso, como muchas veces se dijo, no le gusta al cordobés.

Con vaivenes, Nalbandian hizo mucho daño con su gran golpe, el revés, sobre todo el paralelo. El argentino se mantuvo en partido hasta el cuarto set, cuando desperdició varios puntos de quiebre. El quinto fue todo del croata, que tuvo más resto físico. Terminó ganando 5-7, 6-4, 4-6, 7-6 (2) y 6-3. Un punto que, en los papeles, no era de los europeos. A la derrota, habrá sumarle las cinco horas de partido que debió disputar el argentino y que podrán repercutir en el resto del fin de semana.

Pero a mediados del cuarto set empezó "la debacle" de los capitaneados por Martín Jaite. Twitter, Facebook y teléfonos explotaban, con idas y venidas de periodistas en la sala de prensa. Surgía el rumor: Del Potro no estaba en condiciones de jugar. Tenía un cuadro de problemas estomacales, con fuertes vómitos. Su reemplazante iba a ser Juan Mónaco.

Con el correr de los minutos las versiones se transformaron en confusiones. "Jugaría, pero está muy mal. Incluso tiene fiebre", deslizaron desde la organización. Cuando se calmaron los ánimos llegó la versión definitiva, aunque poco aportó. Jaite iba a decidir su inclusión tras el partido de Nalbandian. En suma, si perdía, iba a jugar el tandilense.

Así las cosas, "Delpo" salió a jugar igual y, como si nada hubiera pasado, pasó por encima a Karlovic, dueño del récord histórico de velocidad en el saque.

Desde el fondo, apretó con todos los golpes. La misma cancha pesada atenuó la potencia de ambos jugadores, pero en esa situación, se iba a imponer el que mejor juego tuviera.

Otra vez, la hinchada apoyó en todo momento al argentino. Muchos sabían de su situación por haber escuchado a los periodistas, o haberlos leído en Twitter, el epicentro del rumor de la tarde.

La pelea duró sólo un set, el segundo. En el primero el croata "calentó el brazo" de a poco. Tan de a poco que se encontró muy rápido 4-0 y nunca lo pudo revertir. El campeón del US Open 2009 fue contundente y agresivo.

El siguiente parcial llegó a tie break. Karlovic tuvo tres set points, pero no los aprovechó. En cambio Del Potro tomó el único que tuvo. Y allí terminó todo. El tercero repitió esquema y el argentino tomó la ventaja sin tardar: 4-0 y, luego, a regular.

La victoria 6-2, 7-6 (7) y 6-2 se festejó mucho. En todo sentido. Del Potro jugó un gran partido a pesar de su malestar. Estuvo bien con su servicio, consistente con sus golpes de fondo y con buena movilidad, sumado al poco tiempo en cancha. Jaite aún tiene chances de comandar a la Argentina a ganar la Copa. Deberá "jugar al ajedrez" para los próximos dos días. Y la gente pudo alegrarse con una victoria argentina.

Respecto a Jaite, poco después del segundo punto se encargó de confirmar a Nalbandian para este sábado. Lo propio hizo el cordobés. Su pareja será Eduardo Schwank. La opinión de los especialistas estuvo dividida. Muchos pregonaban que el primer día debía jugar Mónaco en lugar del finalista de Wimbledon 2002 y así preservarlo para el dobles y un eventual quinto punto del domingo..

El capitán albiceleste insistió, en varias ocasiones, que Nalbandian no jugará tres puntos. Su físico ya no responde para semejante esfuerzo. Aún así, es necesario tenerlo en el equipo. Disputará el dobles para poner la serie a favor de nuestros representantes. Pero el sábado suele arrojar sorpresas. La esperanza de todos es que no haya sorpresas de ningún tipo. Y que el Parque Roca termine el día con una frase clásica del umpire: "Ventaja Argentina".

Dejá tu comentario