26 de noviembre 2008 - 00:00

Estudiantes no pudo ante inter en la primera final

Estudiantes contra Internacional
Estudiantes contra Internacional
Estudiantes de La Plata, pese a contar con un hombre más durante más de una hora, resignó un invicto de 44 partidos como local al perder frente a Internacional de Porto Alegre por 1-0, en el partido de ida por la final de la Copa Sudamericana de fútbol y ahora está obligado a ganar la semana próxima en Brasil.

El único gol lo convirtió Alex, de tiro penal, a los 34 minutos del primer tiempo, en el que fue expulsado el mediocampista argentino Pablo Guiñazú, de la visita, a los 24m. por doble amonestación.

La última derrota "Pincha" en La Plata había sido hace dos años frente a Boca Juniors, por 3-1, pero por el torneo local.

El partido desquite de la final de este certamen continental se jugará el próximo miércoles 3 de diciembre en el estadio Beira Río, de Porto Alegre, donde al local le alcanzará con un empate para lograr el título.

Estudiantes salió con la intención de jugar en campo rival desde el comienzo, pero los brasileños le "robaron" el protagonismo pocos minutos después de iniciado el juego.

Es que Internacional no salió a "meterse" en su área para cuidar el cero como muchos habían pensando, por el contrario fue a apretar a los mediocampistas locales en el círculo central con el objetivo de neutralizar el circuito ofensivo que nacía en los pies de Juan Sebastián Verón. Para ello, los dirigidos por Tité contaron con la presión que ejercieron Guiñazú -mientras estuvo en la cancha- y Magrao, y buscó progresar en la ofensiva con la inteligencia del argentino D'Alessandro, la habilidad de Alex y la movilidad de Nilmar por todo el frente de ataque.

La visita fue la primera en generar la primera situación de riesgo de las pocas que hubo en la etapa inicial. Fue a los 12 minutos cuando Alex desbordó por la izquierda, envió el centro bajo y Nilmar no pudo conectar como quería en el área chica.

Estudiantes, mientras tanto, centralizaba en demasía el juego y favorecía la labor defensiva de Internacional, que con mucha paciencia y los destellos de calidad de D'Alessandro y Alex, se las ingeniaba para jugar lejos de su arquero Lauro.

Entonces y como suele suceder en varios partidos, el conjunto platense empezó a depender de alguna jugada con pelota parada para complicar a sus rivales.

Y por esa vía, a los 23 minutos, casi abre el marcador con un cabezazo de Alayes después de tiro de esquina de Benítez, que Lauro envió sobre el travesaño con mucho esfuerzo.

A los 24 minutos se fue expulsado Guiñazú por reiteración de faltas y pareció que todo quedaba a merced de Estudiantes, pero no fue así, porque la visita se agrupó mejor y no sintió la ausencia de una pieza clave en su funcionamiento como lo es el ex volante de Independiente.

A los 32 y ante la sorpresa generalizada del público que concurrió al estadio Ciudad de La Plata, Desábato le cometió penal a Nilmar después de una buena habilitación de D'Alessandro y Alex, el goleador del Internacional, transformó en gol luego de ejecutarlo dos veces.

Y cinco minutos después, los brasileños casi anotan el segundo tanto con un soberbio tiro libre de D'Alessandro de zurda que pegó en el palo izquierdo y la pelota le cayó en las manos a Andújar.

El desarrollo del segundo tiempo fue todo de Estudiantes, que con más voluntad que claridad y buen juego, intentó arrinconar a los de Porto Alegre contra su área, aunque en contadas ocasiones puso en aprietos al seguro Lauro.

Eso se debió no sólo a la falta de respuestas del local sino también a la solidez defensiva del Internacional, cuyos marcadores centrales neutralizaron cada uno de los tibios intentos del conjunto de Astrada.

Salvo un remate de Boselli que se fue muy alto y otro también desviado de Moreno y Fabianesi, el local no generó situaciones claras y profundas.

En los últimos minutos el "Pincha" presionó con mucha gente en campo rival pero careció de ideas claras para quebrar el sistema defensivo del Inter, que con un jugador menos se llevó un premio justo y quedó a un paso de conquistar la Copa Sudamericana.

Además, los de Porto Alegre ratificaron la paternidad sobre Estudiantes, ya que se enfrentaron en cinco oportunidades -cuatro de ellas de manera amistosa- y en todas se quedaron con el triunfo.

Dejá tu comentario

Te puede interesar