F1: Kubica quiere correr el próximo domingo

Deportes

El piloto polaco Robert Kubica recibió hoy el alta médica y anunció que quiere correr el domingo en Indianápolis, pero a su padre aún le dura el shock, pues asistió al terrible accidente de su hijo cuando comentaba el Gran Premio de Canadá para la TV polaca.

"Me siento bien, no siento dolor gracias a todos los médicos que intervinieron en pista y en el hospital. Ahora sólo quiero volar hacia Indianápolis a correr", expresó Kubica, quien sólo sufrió un leve trauma de cráneo y una distensión en el tobillo derecho.

Pero Arthur Kubica, padre del piloto de BMW Sauber, "quedó pálido y no pudo pronunciar palabra" cuando su hijo se estrelló a casi 300km por hora en Canadá y él comentaba la carrera en un estudio del canal privado Polsat, afirma hoy el diario Dziennik.

"Se levantó y salió del estudio", agregó la crónica, según la cual Kubica padre vivió por lo menos cinco minutos dramáticos, hasta que logró una primera noticia aliviadora sobre el estado de su hijo, que hoy mismo se aprestaba a recibir el alta médica.

"Vivimos momentos de verdadero terror, pero cuando comenzamos a recibir noticias reconfortantes la serenidad volvió al estudio", contó Wlodzimierz Zientarski, redactor de la TV polaca.

En una entrevista reciente, Arthur Kubica había afirmado que no tenía miedo porque su hijo "tiene la capacidad justa y el instinto que le permiten evitar situaciones peligrosas".

Robert Kubica tocó una máquina rival y se estrelló de modo violento contra muro, cruzó la pista dando tumbos y chocó contra la pared opuesta, en un accidente que, según muchos, hizo recordar al que provocó la muerte de Roland Ratzenberger en Imola en 1994.

El piloto es un devoto del papa Juan Pablo II y lleva una leyenda alusiva en su casco al pontífice fallecido en 2005 y nacido en Cracovia, igual que Kubica.

"El drama de Montreal", es un título repetido hoy en algunos medios, que sostienen que "es un milagro que Robert haya sobrevivido" (Super Express) al grave accidente, ocurrido tras un toque con el italiano Jarno Trulli.

"Intentó pasarme y le di pista libre, luego sentí el contacto y lo ví chocar. Después no tuve noticias en toda la carrera y por la noche me tranquilicé, cuando me dijeron que estaba bien", contó Trulli.

Kubica, efectivamente, "pasó una noche tranquila" y en "buenas" condiciones, según su manager, Daniele Morelli, quien permaneció todo el tiempo con el piloto en la clínica Sacre Coeur de Montreal.

En caso contrario, BMW Sauber lo reemplazaría con el joven alemán Sebastien Vettel.

Dejá tu comentario