Gimnasia consiguió un valioso punto ante Boca

Deportes

Boca cerró el año como lo empezó: mal. Empató 1-1 con Gimnasia, pese a que se puso rápido en ventaja con el gol 300 de Martín Palermo y dispuso de varias chances para definir el juego.

El partido se jugó en La Bombonera y los goles fueron marcados por el goleador histórico del club de la Riber, a los cuatro minutos, y por Juan Neira, de tiro libre, a los 70.

Boca por cuarta vez consecutiva terminó el torneo del décimo puesto para abajo (está
undécimo pero lo puede superar Argentinos Juniors), en tanto el equipo platense finalizó penúltimo, en zona de Promoción y con riesgo de quedar en descenso directo si Olimpo le gana a Quilmes.

El equipo que dirigió por última vez Roberto Pompei -cerró su segundo interinato con dos triunfos, dos empates y una derrota- sumó 25 puntos, mientras que Gimnasia quedó con 15.

Boca estuvo más cerca de llevarse los tres puntos porque arrancó ganando con un cabezazo de Palermo a los cuatro minutos -falla de Pablo Fontanello- y manejó el desarrollo 70 minutos, pero le faltó profundidad por los laterales ya que los marcadores de punta, Clemente Rodríguez y Luciano Monzón, no tuvieron una buena noche.

Así, la buena circulación de pelota de sus mediocampistas en la primera etapa no se tradujo en llegadas claras de los delanteros. En ese primer tiempo Gimnasia no gravitó en ataque y tampoco tuvo generación de juego en el medio campo.

En el segundo tiempo Boca dispuso de tres chances claras para definir el partido (derechazo de Sergio Araujo en el palo, tiro libre de Cristian Chávez apenas desviado y zurdazo de Juan Sánchez Miño que rozó un poste) pero no lo hizo y le costó el empate.

Porque su mediocampo no tuvo el mismo traslado prolijo de la primera mitad ya que perdió con el cambio de Jesús Méndez por el lesionado Gary Medel y porque Chávez no tuvo la misma movilidad del comienzo.

Encima llegó el error de Christian Cellay, que cometió una infracción innecesaria cerca del área, en línea recta, y Neira empató con un derechazo estupendo, parecido al que le marcó a All Boys el martes pasado.

Y también se evidenció el error de Pompei para armar el banco, ya que cuando se lesionó Chávez no tenía disponible un mediocampista creativo y tuvo que hacer retroceder a Araujo para que ingrese Lucas Viatri.

Sobre el final cualquiera de los dos pudo ganar. Cellay completó su mala noche y le erró al arco sin arquero y en la réplica Javier García tuvo una tapada fenomenal ante Gastón Casas.

El 1-1 final dejó satisfecho al visitante y agigantó la deuda de los futbolistas locales con
su público, tarea que deberá encaminar Julio César Falcioni, quien casi con seguridad se hará cargo del plantel cuando regrese de las vacaciones.

En la primera fecha del torneo Clausura, que comenzará el segundo fin de semana de febrero, Boca será local de Godoy Cruz y Gimnasia -con nuevo técnico porque Pablo Morant volverá a las divisiones inferiores- visitará a San Lorenzo.

Dejá tu comentario