Independiente festejó por partida doble ante Racing

Deportes

Independiente derrotó 2 a 0 a Racing Club en el clásico de Avellaneda disputado en el estadio Libertadores de América y salió transitoriamente de la zona de descenso, en el marco de la 3ª fecha del torneo Final.

Los goles del equipo dirigido por Américo Gallego, que justificó el triunfo desde la actitud y el orden, fueron convertidos por Leonel Miranda a los dos minutos del primer tiempo y Jonathan Santana lo liquidó a los 48 minutos de la parte final.

El conjunto conducido por Luis Zubeldía, que nunca pudo reaccionar ante el gol tempranero y mostró una floja versión, terminó con 10 futbolistas por la expulsión del ingresado Diego Villar a los 39 minutos de la segunda etapa.

Además de la alegría por imponerse ante el clásico rival, el local logró salir transitoriamente, a la espera del resultado de San Martín de San Juan, de la zona de descenso que lo persigue y lo apremia desde el comienzo de la temporada.

La fiesta fue desde el principio hasta el final para los hinchas "Diablos" que terminaron gozando con la paternidad que pesa sobre el clásico rival y gozando con el cuarto triunfo seguido desde que se inauguró el estadio Libertadores de América.

Independiente empezó a ganar el clásico por la actitud que mostró desde el comienzo, porque salió decidido a buscar el arco rival con una intensa presión en campo rival ante la pasividad de un Racing que entró tarde al partido.

La fórmula de Américo Gallego dio resultado desde temprano ya que a los dos minutos Hernán Fredes le robó la pelota desde atrás a Mauro Camoranesi, intentó habilitar a Ernesto Farías, pero el pase fue interceptado por Fernando Ortiz. El rebote lo capturó Miranda, quien con un espléndido derechazo potente desde afuera del área la colocó al lado del palo derecho defendido por Sebastián Saja y desató el festejo del público local.

Con la ventaja, Independiente empezó a manejar el partido tratando de manejar la pelota aunque sin profundidad para llegar al segundo gol. Recién volvió a acercarse al arco rival cuando a los 36 minutos, Fredes armó una buena jugada por derecha y tiró un centro atrás para Farías, quien no pudo entrarle fuerte y el tiro terminó en las manos de Saja.

El equipo de Luis Zubeldía fue reaccionando de a poco, arregló algunos huecos en el mediocampo e intentó pisar campo rival con algunas subidas por la derecha de Braian Lluy y por las corridas de Luciano Vietto, quien complicaba al debutante Sergio Ojeda por el otro sector.

A los 23 minutos se pudo encontrar con el empate, ya que el reemplazante de Iván Pillud se proyectó y desde el vértice derecho, sacó un remate que se estrelló en el palo izquierdo de un sorprendido Diego Rodríguez.

Independiente se fue al descanso sosteniendo el triunfo por la firmeza de Claudio Morel Rodríguez en defensa y la buena circulación de pelota que tuvo en el mediocampo. Del otro lado, fue una actuación floja en el plano colectivo e individual ya que los nombres importantes (Mauro Camorenesi, Mario Bolatti y José Sand) estuvieron ausentes.

En el segundo tiempo, Independiente luchó y trabajó para mantener la diferencia y, pese a que se tiró unos metros más atrás, nunca se vio complicado ante un rival muy tibio.

Zubeldía intentó cambiarle la cara con ingresos de jugadores ofensivos como Rodrigo De Paul, Diego Villar y Javier Cámpora. Sin embargo, no era la tarde del visitante ya que el ex-Godoy Cruz de Mendoza se fue expulsado tras una plancha sobre Vargas, quien se hizo dueño de la mitad de cancha, inclusive con algunos lujos (caño exquisito a Bolatti) para el delirio de la gente.

Con el correr de los minutos, el dueño de casa aprovechó la desesperación y los espacios que dejaba la visita y tuvo las oportunidades para liquidar antes el cotejo.

El desahogo recién llegó en el último minuto de descuento cuando el colombiano Fernando Caicedo, quien ingresó en buen nivel, sirvió para la llegada de Jonathan Santana, que desató la fiesta con un zurdazo impecable.

Dejá tu comentario