Jacques Villeneuve homenajeó a su padre a 30 años de su muerte y usó su Ferrari

Deportes

"Si hubiese corrido en una Fórmula 1 menos segura yo también habría muerto como mi padre", afirmó Jacques Villeneuve, en el homenaje de Ferrari por el 30º aniversario de la muerte del piloto canadiense Gilles Villeneuve.

"Heredé de papá el placer de correr e ir al máximo, de arriesgar, y tuve la suerte de correr en una F1 más segura, sino habría muerto como él", pronosticó Jacques Villeneuve, que guió en el circuito de Fionaron la Ferrari 312 T4 con la que su padre ganó tres carreras en 1979.

Gilles Villeneuve, que se mató el 8 de mayo de 1982 en Zolder, en la clasificación del GP de Bélgica, fue recordado por su hijo, campeón de la F1 en 1997 con Williams, pero también por Fernando Alonso y Felipe Massa, actuales pilotos de Ferrari.

"No hay que ser prisioneros del pasado, pero en Italia había antes distintos valores humanos, mejores. Ver a los viejos mecánicos de Gilles junto con Alonso y Massa es señal de una Ferrari que piensa el futuro mirando al pasado", expresó Luca Cordero di Montezemolo, presidente de Ferrari.

Montezemolo contó que fue Enzo Ferrari quien le sugirió contratar a Villeneuve para "renovar" a la escudería y afirmó que Gilles "era extraordinario como ímpetu" y "era un piloto y un hombre extraordinario", aunque "su temperamento le hacía perder puntos" al final de la temporada.

"Un piloto indisciplinado no tendría espacio en la F1 actual", respondió Montezemolo ante una pregunta, en el homenaje en la fábrica de Maranello, al que también asistieron Joanne y Melanie, viuda e hija del piloto canadiense.

Jacques Villeneuve corrió con un casco con los mismos colores del que usó su padre en 1979, cuando finalizó segundo en el Mundial, detrás del sudafricano Jody Scheckter, el otro piloto de Ferrari.

En la mesa redonda posterior, Jacques concedió que los pilotos antes eran más correctos, "porque también si mandabas a alguien contra el muro lo matabas", según expresó, en un italiano perfecto.

Se recordó sin embargo que el 25 de abril de 1982 en San Marino, la carrera previa al accidente fatal, Villeneuve se amargó cuando acató la orden del box de achicar la velocidad para asegurar un doblete, pero fue pasado por su compañero, el francés Didier Pironi.

Francesco Zironi, patrocinador de Villeneuve, confesó entonces que Gilles "fue traicionado por el box", en un episodio jamás aclarado, sucedido 14 días antes de que el canadiense se estrellara a más de 200km por hora en Zolder.

Cerró a los 32 años seis temporadas en la F1, con 67 carreras, 6 triunfos, 2 poles y 13 podios, y el recuerdo, como dijo su hijo Jacques, de que "siempre dejaba todo en la pista".

Dejá tu comentario