Un indicio del futuro de Luis Scola: "Tokio 2020 se hizo muy distante"

Deportes

El capitán de la Selección reconoció que la suspensión de los Juegos Olímpicos complicó su decisión de jugar. "Tengo que evaluar. Si no puedo darel 100 %, me detendré de inmediato", apuntó.

El ala pivot Luis Scola, quien anunció en las últimas horas su salida del Olimpia Milano y su negativa a continuar en la Euroliga, reconoció que los Juegos Olímpicos de Tokio, pospuestos para julio-agosto de 2021 por el coronavirus, se volvieron "muy distante".

"Quería ser el primer jugador de básquet de la historia en jugar cinco Juegos Olímpicos, pero ahora Tokio se ha vuelto mucho más distante. Tendré que evaluar", explicó el capitán de la Selección argentina, de 40 años, medalla dorada en Atenas 2004 y actual subcampeón del mundo.

"No sé lo que voy a hacer ahora. Solo sé que no podría aceptar ser un jugador de medio juego. Solo conozco dos velocidades: 100% o 0%. Si tuviera que entender que no puedo dar el 100%, entonces me detendría de inmediato. Me tomaré unos días para pensarlo", agregó.

A fines de marzo, "Luifa" puso en duda su participación en Tokio 2020 por la pandemia del coronavirus y su postergación, ya que "todo pasó a un segundo plano".

Pero luego, hace un mes atrás, Luis Scola llevó tranquilidad cuando en un podcast con su compañero de equipo Nicolás Laprovittola anunció: "Honestamente, la idea mía siempre fue jugar en Tokio y me encantaría hacerlo. Y si todo está bien, no se me ocurre ninguna razón para que no juegue".

Scola representó a la Argentina en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004 (dorada), Beijing 2008 (bronce), Londres 2012 y Río de Janeiro 2016.

Tras dar a conocer su decisión, trascendió que Scola podría regresar a la Liga Nacional de Argentina, donde inició su camino en Ferro en la década del 90, con Boca como principal candidato.

En una entrevista al diario italiano Corriere Della Sera, el capitán nacional reconoció que no fue "la despedida que tenía en mente", debido a la pandemia del coronavirus, que obligó a la cancelación del torneo de la Serie A.

"Estaba pensando en un estadio lleno, un juego importante, el abrazo de mis compañeros. Si Valencia fuera mi último partido, sería un poco triste. Pero también está bien, lo que tuve que hacer en 25 años de carrera lo hice. Estoy en paz conmigo mismo", sostuvo.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario