Passarella a Ramón Díaz: "en la vida hay que ser agradecido"

Deportes

El entrenador de River, Daniel Passarella, señaló hoy que quiere ganarle a Boca porque a nadie le gusta recibir las "cargadas" del día siguiente y le contestó a Ramón Díaz considerando que "en la vida hay que ser agradecido".

"Con Boca siempre es un partido aparte. Es diferente y nosotros lo tomamos así. Todos lo queremos ganar porque nadie se quiere comer las cargadas del día siguiente, por eso lo saldremos a jugar con muchas ganas y yendo al frente", comentó Passarella en conferencia de prensa.

Passarella no quiso confirmar el equipo para mañana pero adelantó que Nicolás Domingo será uno de los dos volantes centrales y que el otro será Fernando Belluschi.

Más allá de las ganas de vencer a Boca, el técnico de River volvió a mostrar su enojo por el mal estado del campo de juego del estadio mundialista de la ciudad de Mar del Plata.

"En ningún torneo de verano se vieron partidos tan malos como este año y eso es porque lo de la cancha es una vergüenza, es increíble que no se hayan preocupado por arreglarlo", sentenció.

"El estado del campo de juego incide en la formación del equipo, porque no querés correr riesgos por las dudas de que pase algo. La verdad es que este torneo se merece otra cosa", agregó.

La última vez que jugaron River y Boca, el triunfo fue para los dirigidos por Passarella (3-1), pero en el banco de suplentes del equipo de la ribera estaba Ricardo La Volpe y ahora estará Miguel Angel Russo.

"Es cierto, La Volpe tiene un estilo diferente al de Miguel Russo y pueden cambiar algunas cuestiones tácticas, pero los que definen la historia siempre son los jugadores", explicó el entrenador de River.

Passarella se dio tiempo para contestarle a Ramón Díaz, quien sutilmente lo acusó de no tener clase, pero el entrenador de River con pocas palabras tomó el guante arrojado por el riojano que ahora dirige San Lorenzo.

"Yo creo que uno en la vida tiene que ser agradecido...", respondió Passarella cuando le preguntaron por las declaraciones de Ramón Díaz después del partido del miércoles pasado.

"Con lo que dije antes es suficiente. Punto final. Ustedes -por los periodistas presentes en la conferencia- conocen la historia, para qué voy a hablar, no vale la pena perder el tiempo", completó.

Lo cierto es que Passarella quedó herido por las declaraciones de Ramón Díaz, sobre todo porque todos saben en River que él fue quien gestionó su retorno al fútbol argentino como jugador y después lo propuso como entrenador.

En cuanto a la cuestión del saludo, el "Kaiser" fue bien directo: "Muchas veces me enfrenté con Menotti, con Basile y no los saludé y eso no significa que no sean mis amigos o que tenga mala relación con ellos. No hace falta un saludo para mostrar amistad".

Otro de los temas que preocupa a todo el mundo de River es la salud de Ariel Ortega, quien empezará a entrenarse con un preparador físico personal, puesto por la entidad de Núñez, por recomendación de los médicos que lo están tratando de su adicción al alcohol.

"Las últimas noticias que tenemos de Ariel es que está haciendo un tratamiento ambulatorio, todavía no he hablado con los médicos, pero se le va a poner momentáneamente un preparador físico", subrayó.

"Creo que la situación sobrepasa mis posibilidades, le dimos todo el apoyo y la confianza y se lo vamos a seguir dando, pero ya es un tema médico", indicó Passarella ante la repregunta de los periodistas.

De todos modos, Passarella dejó bien claro que le gustaría poder contar con Ortega, pero no saben si podrá jugar, ni cuando podría hacerlo.

"Me voy a reunir con los profesionales que lo están atendiendo y de ahí ver si existe la posibilidad si se puede reintegrar al grupo, la idea sería que vuelva porque va a ser bien recibido", destacó.

"Todos saben que está padeciendo una enfermedad y hay que ayudarlo", fue lo último que dijo Passarella sobre Ortega, un tema que seguramente le preocupa mucho más que un clásico ante Boca.

Dejá tu comentario