Red Bull presentó su RB8, con el que pretende retener la corona

Deportes

Red Bull presentó su nuevo coche, con el que en 2012 quiere volver a dominar la Fórmula 1 como lo hizo en 2011.

Dada la gran calidad del bólido del año pasado, las novedades son pocas. "Hemos montado el coche en gran parte sobre el del año pasado. Hay diferencias pequeñas, pero precisas", dijo el alemán Sebastian Vettel, campeón del mundo los dos últimos años, tras la presentación en un video del RB8. Mañana se probará por primera vez en el asfalto en los tests de Jerez.

Lo más llamativo en comparación con sus predecesores es su parte delantera, que muestra, como en Ferrari, un escalón. A diferencia de la "scuderia", el de Red Bull tiene profundidad, una especie de hendidura.

El gurú del diseño, el británico Adrian Newey, ha buscado de nuevo llevar al límite el reglamento, que para 2012 estipula que el morro sea más bajo que el chasis.

"Ha tratado de aprovechar los pequeños huecos del reglamento", reveló Vettel sobre Newey, parte importante de sus éxitos.

Vettel busca en 2012 su tercer título seguido, algo sólo logrado antes por su compatriota Michael Schumacher y por el argentino Juan Manuel Fangio.

Mañana pondrá el RB8 sobre la pista de Jerez su compañero, el australiano Mark Webber. Vettel lo hará el jueves. "Es lo que hemos esperado todo el invierno", señaló el alemán, que aún espera a ponerle nombre a su nuevo bólido. "Acepto todas las sugerencias", bromeó.

Toro Rosso hizo lo propio

El nuevo monoplaza de F1 Toro Rosso STR7, con motor Ferrari, fue presentado en el circuito de Jerez, en presencia de sus nuevos pilotos, Jean-Eric Vergne y Daniel Ricciardo, que lo estrenarán durante esta semana en el circuito español.

El australiano, sonriente, quien disputó once Grandes Premios de Fórmula 1 con la escudería HRT (ex-Hispania) en la temporada 2011, piloteará mañana y pasado, mientras que el francés, proveniente también de la filial Red Bull Junior, pero sin experiencia en la categoría reina del automovilismo, lo sucederá el jueves y viernes.

"Es mi primera presentación en la F1, y comienzo a realizarlo a causa de la presencia de tantos periodistas y fotógrafos, pero nada ha cambiado todavía en mi vida. Este invierno me he dedicado a trabajar mi forma física", explicó Vergne.

Como la mayoría de las otras escuderías de Fórmula 1 presentes en el circuito andaluz en estos días, Toro Rosso dotó al STR7 de un morro más levantado, que permite liberar el aire que pasa por la parte delantera del monoplaza, como lo exige la nueva normativa sobre la aerodinámica en la categoría.

Después de Jerez de la Frontera, están previstas dos series de sesiones de pruebas invernales, en Barcelona (21-24 de febrero y 1-4 de marzo) de cara al primer Gran Premio de la temporada, el de Australia, el 18 de marzo en Melbourne.

Dejá tu comentario