Regueiro: "A Guillermo se lo veía verde"

Deportes

El delantero de Lanús Mario Regueiro destacó que cuando Guillermo Barros Schelotto asumió la dirección técnica del que hoy es único puntero del torneo Inicial "se lo veía verde para parase delante de 25 futbolistas" y advirtió que el equipo juega "como lo hacía con Gabriel Schurrer".

"Cuando Guillermo llegó al club se lo veía verde para pararse delante de un plantel de 25 futbolistas. Pero tuvo la suerte de encontrar un equipo armado por Schurrer, un técnico que sabe mucho, y que el grupo le respondió", puntualizó Regueiro en una entrevista con el programa radial Deportivo Télam.

"Guillermo quería jugar con un sistema 4-4-2 y en las dos primeras fechas del Torneo Inicial (derrotas con Colón y Newell's) le mostramos que eso no funcionaba porque estábamos acostumbrados a otra cosa", precisó.

En la continuidad del relato el uruguayo sostuvo que a raíz de esta situación "los referentes del grupo" se reunieron con el entrenador y le explicaron "como era el tema. Y él tuvo la virtud de saber escuchar y aceptar lo que nosotros le propusimos. Por eso ahora jugamos como cuando estaba Schurrer".

"Es que todos los técnicos, cuando llegan nuevos a un club, se apoyan en los mayores. Son ellos los que les explican como debe manejarse en el vestuario. Nosotros lo hicimos con él", enfatizó.

"En cuanto a la campaña con Schurrer, fue buena, porque estuvimos peleando el campeonato. Lo que pasó fue que se desgastó su relación con la gente, pero sabe mucho. Por eso me extrañó que se fuera tan rápido de Argentinos Juniors", reconoció.

Y al buscarle una explicación a ese asunto, el exjugador de Nacional, de Montevideo y Valencia, de España, apeló a las comparaciones. "Es que no todos los clubes son como Lanús ni tienen un presidente (hoy Alejandro Marón, sucesor a fin del año pasado de Nicolás Russo) como el nuestro", argumentó.

"Nosotros estamos punteros porque nuestro grupo humano es excelente y eso se observa en el día a día. Y también existe el hambre de ganar cosas, que es algo que los más grandes siempre les transmitimos a los chicos del plantel. Sin eso, no hay objetivos posibles", alertó.

"Por lo demás, el campeonato argentino es muy parejo y no existen grandes diferencias entre ningún equipo. Por ahí, los que juegan la Libertadores nos dan una ventaja a los que no la disputamos, pero en términos generales nada se puede ver con cierta claridad hasta después de la octava o novena fecha", describió.

Regueiro se considera "un tipo sencillo, humilde", que se adaptó junto a su familia "muy bien a Buenos Aires" y le gusta buscar sus amistades "fuera del ambiente del fútbol".

"Con mi mujer nos hicimos varios amigos que son los papás de los compañeros de escuela de nuestros hijos, especialmente los del varón, que tiene 11 años. También tenemos una niña de seis", explicó.

"Lo que pasa es que a muchos futbolistas les cuesta relacionarse con personas comunes. Pero como yo no me la creo, entonces eso no me pasa. Les caigo simpático a los que no me juzgan como futbolista. Y eso es bueno, porque uno puede hablar de otros temas que no tienen que ver con el fútbol de todos los días", apreció.

Dejá tu comentario