Riquelme se lesionó aunque aseguran que podrá jugar

Deportes

Por un momento, la tranquilidad se quebró en el plantel de Boca. El esguince de rodilla izquierda que padece Juan Román Riquelme produjo conmoción en el primer día de entrenamiento (en doble turno) realizado ayer en la capital japonesa.

Sin embargo, los médicos le devolvieron la tranquilidad al técnico Carlos Bianchi cuando le informaron que la lesión no le impedirá jugar el martes, a las 7.10, ante Real Madrid la final de la Copa Intercontinental.

Según reveló el jefe del cuerpo médico boquense, Gustavo Liotta, el jugador sufrió un golpe en el partido que Boca jugó con Talleres el domingo pasado, por la decimoquinta fecha del campeonato Apertura. Esa fricción le provocó la dolencia que le impidió participar en la primera práctica que realizó Boca en el campo de deportes del Kawasaki Frontale, ubicado a una hora de viaje en micro desde el centro de Tokio.

«Pensamos que no peligra su participación en el cotejo del martes próximo» ante el Real Madrid, por la Copa Intercontinental, expresó Liotta, quien de todas formas prefirió ser cauteloso al señalar que «en las próximas horas se sabrá si esa dolencia se supera».

Apenas iniciado el ensayo, Riquelme le comentó al cuerpo médico que sentía dolores en la rodilla, por lo que Bianchi, decidió no incluirlo en el entrenamiento y le ordenó que practicara elongaciones y algunos ejercicios con el kinesiólogo, Rubén Araguas.

Antes de iniciarse el entrenamiento, efectuado ante numerosos periodistas japoneses y espa-ñoles, Bianchi dialogó durante varios minutos con el volante Fernando Pandolfi y luego se reunió con el resto del plantel en el centro del campo de juego.
En la oportunidad sonó clara y fuerte la arenga de Bianchi: «Hay que encarar el trabajo con mucha convicción, muchachos», declamó el entrenador, poniendo en funcionamiento los engranajes anímicos de cara al partido del martes.

Después los futbolistas se separaron en varios grupos que trabajaron en la parte física con el profesor Julio Santella, mientras los arqueros Córdoba y Abbondancieri lo hacían con el ayudante de campo, Carlos Ischia.

Mientras transcurría la práctica, realizada bajo un clima frío, en un día destemplado, con una temperatura de diez grados, algunos jugadores que trotaban alrededor del campo preguntaron a los periodistas sobre el resultado del partido River-Vasco da Gama. Cuando se informaron de la victoria del equipo brasileño, el goleador Martín Palermo levantó la mano en señal de triunfo, y el resto, sonriente, festejó la humorada.

Por la tarde el plantel realizó una práctica más intensa, lo que le permitió a Bianchi ir delineando el equipo que se medirá con Real Madrid.
Entre curiosos y periodistas, una inyección anímica de Bianchi en la jornada de práctica

Dejá tu comentario