River-Ahumada, arreglo en puerta

Deportes

El presidente de River, José María Aguilar, y Oscar Ahumada llegaron a un principio de acuerdo por la renovación del contrato del futbolista luego de que mantuvieran ayer una reunión en el estadio Monumental.

En el día en que el plantel viajó a Punta del Este para comenzar los trabajos de pretemporada, Ahumada estuvo en la oficina del máximo dirigente del club para destrabar el conflicto que se generó por no acordar la renovación del vínculo y la negativa del jugador a permanecer en el plantel.

En la reunión estuvieron presentes los dirigentes Rodolfo Cuiña, Mario Israel y el abogado del jugador, y quedaron en ultimar detalles hoy para ver si puede incorporarse a la pretemporada con sus compañeros.

La situación parecía no tener retorno porque hubo cartas documento de por medio después de que Ahumada haya llevado el caso a Futbolistas Argentinos Agremiados (FAA) y que el tema llegue a la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA). Las reuniones en su despacho fueron una constante para el máximo dirigente del club después de la obtención del torneo Clausura, que parecía traer tranquilidad antes del cruce de Ariel Ortega con el entrenador, Diego Simeone.

El contrato de Ahumada venció el pasado 30 de junio, y tras varias charlas las partes no se habían puesto de acuerdo, entonces cobró validez la cláusula que liga a Ahumada con el club por 20 por ciento.

En principio, las charlas fueron telefónicas, los días pasaron y no había punto final para el tema, entonces el pasado viernes se reunieron Aguilar y el que era hasta ese momento el representante del jugador, Néstor Sívori.

Lo cierto es que Sívori comprendió la postura de River y lo que decían los papeles, entonces en una cumbre con su representado decidieron romper toda relación laboral entre ellos por no estar de acuerdo.

Ante esta situación, el club tiene el apoyo de la legislación vigente para el fútbol argentino, que avala la relación por 20 por ciento en caso de no llegar a un arreglo entre el jugador y la institución.

El jugador apostó a sacar provecho si entraba en juego el Tribunal Arbitral de la FIFA, porque en el fútbol europeo la cláusula de la polémica perdió vigencia hace tiempo.

Dejá tu comentario