Rosario Central quiere volver a ser escolta

Deportes

De visitante, se impuso por 1-0 con gol de Lisandro Martínez. De esta manera, los conducidos por Edgardo Bauza no pudieron quedar como escoltas a un punto del líder, Racing.

Defensa y Justicia mantuvo su invicto en el torneo al vencer a Rosario Central por 1 a 0, en un encuentro disputado en el "Gigante de Arroyito", en el marco del partido que cerró la quinta jornada de la Superliga.

Lisandro Martínez, a los 28 minutos del segundo período, le dio el triunfo al conjunto de Florencio Varela.

La primera etapa no resultó más que un compendio de imprecisiones en medio de un desarrollo permanentemente interrumpido por variadas lesiones de los protagonistas.

Dentro de un contexto equilibrado el "Halcón" siempre asomó como el mejor plantado de los dos ante un adversario que no encontró la medida en los noventa minutos y que fue incapaz de comprometer al inadvertido Luis Unsain en todo el match.

El conjunto visitante recién arribó a posición de gol sobre el final de la primera etapa tras una escapada por derecha del peligroso Nicolás Fernández, quien colocó en aprietos a Jeremías Ledesma al exigirlo con una providencial volada sobre su palo izquierdo, lo que terminó por ser el preanuncio de un dominio del elenco bonaerense que empezaba a insinuarse.

Más allá que algo tardíamente llegó a posición de gol, siempre dio la sensación que el conjunto del hiperactivo Sebastián Beccacece sabía de memoria su libreto en desmedro de un dueño de casa que se dejó llevar por la desesperación de su demandante parcialidad, que desde el pitazo inicial de Silvio Trucco resistió a algunos de sus representantes por una supuesta carencia de rebeldía.

El complemento mostró a una formación de Varela que advertida del mal partido del cuadro de Bauza se animó a ir decididamente en búsqueda de la victoria ante un "Canalla" inmerso en una desconocida inexpresividad, de la que no se despojó en los noventa minutos.

Carente de creación por la mala noche de Federico Carrizo y Washington Camacho, el balón nunca le llegó limpio a Fernando Zampedri ni a Marco Ruben, este último dando síntomas inequívocos de una inocultable decadencia futbolística.

La conquista que definió el cotejo llegó en medio del murmullo generalizado del estadio que no tuvo más alternativa que enmudecer repentinamente ante una excelente maniobra de conjunto del cuadro del Sur del Gran Buenos Aires que culminó Ciro Rius enviando un exacto centro desde la derecha que encontró por el segundo palo y libre de marcas al eficiente Lisandro Martínez, que aprovechó una salida en falso del temerario golero local que apenas había logrado manotear el envío.

Lejos de acercarse a posición de gol tras la desventaja, el anfitrión fue ciegamente a buscar nivelar pero un rival bien plantado no solo formó una rocosa línea defensiva sino que lo contragolpeó con criterio redondeando una actuación que en el complemento rozó la perfección.

Como sintiendo la pérdida de la punta a manos de Racing en la fecha pasada y a años luz del rendimiento que lo llevó a ganar en los tres primeros partidos del certamen, Rosario Central no encontró en el duro escollo al rival adecuado para reposicionarse en la tabla de merecimientos.

Dejá tu comentario