Sigue el conflicto entre Ramírez y San Lorenzo: se presentó a entrenar, pero fue apartado del plantel

Deportes

El mediocampista de San Lorenzo Juan Ramírez se presentó este lunes a entrenar en la Ciudad Deportiva, luego de negarse a concentrar para el duelo de ayer frente a Arsenal de Sarandí debido a su deseo de jugar en Boca, pero la dirigencia del elenco de Boedo decidió apartarlo del plantel tras lo sucedido.

El mediocampista de San Lorenzo Juan Ramírez se presentó hoy a entrenar en la Ciudad Deportiva luego de negarse a concentrar para el duelo de ayer frente a Arsenal de Sarandí debido a su deseo de jugar en Boca, pero la dirigencia del elenco de Boedo decidió apartarlo del plantel tras lo sucedido.

Ramírez iba a ser titular en el inicio del torneo de la Liga Profesional y el entrenador Paolo Montero lo consideraba intransferible, pero al enterarse de que Boca había ofertado por él, el mediocampista tomó la decisión de no firmar planilla y se bajó del encuentro en Sarandí.

Además de estar en el radar de River durante todo el mercado de pases, el zurdo fue compañero de Juan Román Riquelme en su última etapa en Argentinos Juniors, por lo que el exenganche lo tiene en la mira hace tiempo.

El "Ciclón", en tanto, rechazó la oferta de Boca de dos millones de dólares por su pase y envió la lista de concentrados incluyendo el nombre del mediocampista, por lo que la situación llegó a instancias legales.

La dirigencia de San Lorenzo recurrió a un escribano público para certificar que la ausencia del jugador, que tiene decidido cambiar de rumbo, pero que esta mañana se presentó en la práctica para trabajar junto a sus compañeros.

No obstante, el club le pondrá a disposición un preparador físico y Ramírez se entrenará a contraturno, al tiempo que podría recibir una sanción económica por lo sucedido este fin de semana.

Fuentes dirigenciales afirmaron a NA que la institución le debía sólo el sueldo de mayo al volante, suma que fue abonada hoy, mientras que en las próximas horas se le pagará también el salario de junio para evitar posibles reclamos por parte del futbolista.

"Hasta que no se cierre no es baja, es una decisión que ha tomado el jugador. Deja de ser parte mía, serán los dirigentes los que tomen las medidas. Lo que se vivió ayer no es normal, premio al equipo porque no fue fácil", declaró Montero luego del empate 1 a 1 con Arsenal.

El manager Mauro Cetto, por su parte, fue tajante: "La realidad es que sabemos que es muy difícil hacer jugar a alguien en un lugar donde no quiere estar, esta camiseta es demasiado importante como para que que no quiera usarla y nosotros estemos rogándole para que se quede", dijo.

En ese sentido, el "Colo" añadió: "Nos gusta manejarnos de otra manera. Si alguien se quiere ir, las puertas están abiertas, pero las condiciones las ponemos nosotros, no las pone el jugador y muchísimo menos Boca".

Dejá tu comentario