Schwartzman chocó contra Nishikori y se despidió del US Open

Deportes

El "Peque" no pudo con el japonés, que se impuso por 6-4, 6-4, 5-7 y 6-1. Así, Del Potro es el último argentino en competencia en singles en Flushing Meadows.

El japonés Kei Nishikori (21) acabó este sábado con el sueño de Diego Schwartzman (3) en el US Open al pasarle por encima en cuatro sets en la tercera ronda.

Nishikori, finalista del torneo de Nueva York en el año 2014, sigue intentando recuperar el nivel que lo situó entre las mejores raquetas del mundo tras estar varios meses fuera del circuito por una lesión en la muñeca derecha.

Así, este sábado, el nipón no tuvo piedad del "Peque" y lo batió en cuatro sets de 6-4, 6-4, 5-7, 6-1 en tres horas y cuarto.

Schwartzman había asegurado en la previa que preveía un encuentro muy disputado debido a las características del japonés, muy parecidas a las suyas: ninguno de los dos es un excelso sacador y los dos se sienten más cómodos en el intercambio de golpes desde el fondo.

Y tenía razón. Ambos cedieron sus servicios en varias ocasiones, pero la precisión de Nishikori acabó decidiendo la contienda a pesar del intento de remontada del porteño en cuarto capítulo.

El japonés parece haberle tomado la medida al surgido de Hacoaj tras haberle ganado en las tres ocasiones en las que se han enfrentado.

Este sábado, aunque Schwartzman empezó bien, no fue una excepción.

"Peque" tomó una ventaja inicial de 3-0 que no hacía presagiar lo que estaba por venir. De ahí al 4-1, pero se confió y, de repente, cinco embistes consecutivos confirmaron el primer set para su rival.

A pesar de su perplejidad inicial, el N°2 argentino siguió peleando, recuperando incluso un quiebre previo, pero sucumbió de nuevo con 4-4 para terminar 6-4.

El escaso acierto del argentino con su primer servicio fue decisivo, firmando únicamente el 50% de los puntos con su primer servicio en el segundo set, contra el 76% de su rival.

Y aunque el tercero insufló de esperanzas al "Peque", quien recuperó su confianza con su saque y estuvo de nuevo más acertado que su rival, el cuarto set le devolvió rápidamente a la realidad del partido, cediendo su primer servicio y despidiéndose de la contienda y del torneo por un contundente 6-1.

Schwartzman tuvo razón: sus estilos eran muy parecidos pero su rival estuvo más acertado con su servicio y su devolución y conectó 24 golpes ganadores más que Schwartzman (49-25).

Dejá tu comentario