Tenis en cuarentena: cómo se arman las grandes citas argentinas para 2021

Deportes

Tanto el ATP de Córdoba como el de Buenos Aires llevan adelante procesos esenciales mientras esperan que la actividad retome en agosto. Mientras, el foco está puesto en concretar torneos regulares como sucedió este año, semanas antes de la pandemia.

Cuando en febrero pasado el tenis de elite se fue de la Argentina, el coronavirus era un tema focalizado en China y parecía demasiado lejano para que afectara estas latitudes. Casi cinco meses después, el mundo atraviesa una situación inédita y llena de incertidumbres en la cual el deporte de las raquetas no está exento, como cualquier otro negocio en el que se invierten millones de dólares y todos se preguntan cómo será el regreso.

El calendario mayor de nuestro país contempla tres torneos. El Challenger de Buenos Aires, a finales de septiembre; el Córdoba Open, y el Argentina Open, que abren la gira sudamericana de la ATP sobre polvo de ladrillo las primeras dos semanas de febrero. Mientras el primero ya fue cancelado, las citas más importantes intentan navegar a través de la tormenta.

Por el coronavirus, Roland Garros cambió su fecha de mayo y comenzará el 27 de septiembre. Un día después debía arrancar el el primer certamen porteño. “Era difícil organizarlo por la cantidad de jugadores que van a estar en el Grand Slam, y llevarlo más adelante es complicado porque no sabemos lo que va a pasar en el AMBA”, explica a Ámbito Mariano Ink, director del departamento de tenis de Torneos empresa propietaria tanto del challenger como del campeoanto serrano.

https://twitter.com/ChallengerBA/status/1273700655379742722

Con el US Open que se disputará en agosto y el torneo de París en los últimos días de septiembre, la última posibilidad era noviembre, pero para entonces empieza a abrirse el juego para Córdoba. “Trabajamos todo el año, pero el evento en sí lo empezamos a armar en ese momento, entonces era complejo organizar el challenger”, amplía el exárbitro.

“La intención 100% es hacer el torneo, en las condiciones que la provincia y la ciudad nos autorice”, ratifica Ink en relación a la presencia o la ausencia de público, la venta de tickets y otros detalles operativos. Organizar un torneo de tenis en tiempos pandémicos impone enfocarse en aspectos que regularmente no ocurrirían, ya sea en “La Docta” o en la Ciudad de Buenos Aires.

El Argentina Open terminó el 16 de febrero y pocos días después explotó la crisis mundial por el coronavirus. La cuarentena arrancó en nuestro país apenas un mes después. “De todos los torneos, somos de los que mejor tocó esta situación: terminamos y llegó la pandemia, y la siguiente edición es 12 meses después”, remarca Martín Hughes, uno de los socios de Tennium, dueña del campeonato porteño.

La situación de Córdoba es similar ya que se disputó siete días antes. También hay puntos en común respecto al trabajo previo: ambas compañías piensan, idean, pero no hay muchas posibilidades de materializar esos conceptos. Vender el certamen o negociar con jugadores se transformó en una quimera que está a merced de los tiempos del Covid-19.

La intención 100% es hacer el torneo de Córdoba, en las condiciones que la provincia y la ciudad nos autorice" (Mariano Ink)

resumen cordoba open 2020.mp4

“Estamos en contacto con tres o cuatro marcas que nos acompañan, pero no hay mucho para hacer, no nos podemos reunir, no podemos hacer clínicas o invitarlos a torneos como hacemos siempre. Está todo semi parado”, apunta Hughes. Además, el empresario uruguayo insiste en que en esta etapa no suelen ofrecer “paquetes VIP o comerciales, ni negociamos con jugadores. Nos abocamos 100% al torneo en la primavera”.

Respecto a Córdoba, que se juega desde 2019, la organización retrasó las devoluciones comerciales a las marcas que invirtieron en el evento habida cuenta de la pandemia, algo que recién ahora están pudiendo hacer. “Lo hubiésemos hecho entre marzo y abril. En mayo habríamos empezado con lo nuevo. Trabajamos entendiendo que la prioridad de cada compañía es mantener las fuentes de trabajo y el negocio, y que nadie nos va a dar respuesta de auspicios si está en problemas”, confiesa Ink.

Negociar con los jugadores en este momento no es fácil, sea el torneo que sea. A partir de los primeros días de agosto las dudas se despejarán conforme avance la competencia. “Tenemos que esperar cómo se van dando las cosas. A todos le confirmamos que el Córdoba Open se hace seguro”, sostiene el directivo de Torneos, firma que representa a varios tenistas nacionales, entre ellos Diego Schwartzman y Guido Pella.

Mantengamos esa costumbre tan de tomar mate, pero hagámoslo individualmente..Como los últimos campeones del #ArgOpen:@casperruud 2020@ceck1 2019@domithiem 2018@alexdolgopolov 2017Cada uno tiene su propio mate..#CuidemonosEntreTodos del #Coronavirus. #QuedateEnCasa

La idealización de Hughes también se refiere a la normalización de la plaza porteña del ATP Tour. Ambos organizadores coinciden que si los torneos se realizan con parámetros regulares será un gran indicio ya no para el tenis sino porque la pandemia habrá quedado atrás.

Aun así, todavía existen resquemores, especialmente en los jugadores, a la hora de elegir ciertas regiones. “Hoy Latinoamérica es el foco. Habrá que ver qué pasa con Río de Janeiro, porque se juega una semana después y es un torneo con el que se trabaja mucho. Ese es mi mayor temor, es importante para que los jugadores vengan. Si algún tenista no va allá, a nosotros nos costará un poco más de dinero traer a quien debamos traer”, referencia el socio de Tennium sobre la competencia brasileña, de categoría 500.

Las garantías económicas son un punto sensible en este período. ATP flexibilizó algunas imposiciones monetarias a los dueños para evitar incurrir en gastos insalvables. Sin embargo, a criterio de Hughes muchas fechas correrán peligro “como cualquier otro negocio, y dependerá del bolsillo de cada empresario. Los 250 tienen números muy finos”.

resumen argentina open 2020.mp4

Todos los sectores coinciden que el primer paso era que la industria del tenis se reactivara a fin de mantener los puestos laborales, los diversos contratos y la actividad deportiva. Por eso desde la empresa española optan por realizar el torneo de Amberes en una situación intermedia: sin público o aforo reducido, pero que no se cancele, lo que les dará la experiencia en caso de que en Buenos Aires tengan que utilizar el mismo esquema. En los próximos días tendrán la confirmación oficial sobre el campeonato belga.

La nueva normalidad post coronavirus impondrá nuevas formas en todos los ámbitos de la vida. Los torneos de tenis deberán readaptar sus protocolos durante un largo tiempo, y actualmente ya viven la experiencia de modificar sus rutinas de trabajo, sin reuniones ni negociaciones, pero con absoluta certeza desde hoy que nada será igual.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario