Ambito Nacional

Duelo en municipios opaca batalla entre Vidal y Kicillof

María Eugenia Vidal cerró anoche su campaña en el club Platense de Vicente López, de cara a las elecciones a gobernador de Buenos Aires en las que buscará revertir el resultado de las PASO del 11 de agosto cuando cayó ante su principal rival del Frente de Todos, Axel Kicillof, por cerca de 17 puntos.

Escoltada por candidatos a legisladores e intendentes, entre los que se encontraban Jorge Macri (Vicente López) y Julio Garro (La Plata), Vidal fue la última oradora de un acto multitudinario que abandonó el formato 360° que caracterizó los cierres pre-PASO. Antes hablaron su vicegobernador, Daniel Salvador, y el actual ministro de Seguridad y candidato a diputado nacional, Cristian Ritondo.

El domingo, la gobernadora repetirá su esquema habitual de desayuno con su equipo en su casa de la base aérea de Morón, luego se trasladará a votar a una escuela del centro de Castelar, y desde allí se dirigirá a almorzar a la casa de sus padres.

Además de gobernador y vicegobernador, legisladores nacionales y provinciales, en la provincia se renovará intendente en los 135 municipios.

En este sentido, en caso de confirmarse la tendencia de las PASO, el Frente de Todos volverá a pintar en su favor el mapa del voto bonaerense. En una elección más polarizada que a nivel nacional, el PJ unido va camino a recuperar una gran cantidad de municipios perdidos en 2015 (aspira a quedarse con 90 de los 135 distritos).

El macrismo municipal, en cambio, llega al domingo luego de transitar una campaña cerrada, con la mirada puesta en los distritos propios tratando de despegarse de la crisis nacional y con el simple fin de sostener lo que ya es propio.

Sin embargo, no es tarea fácil. Y los números no acompañan en distritos como Quilmes y Tres de Febrero, dos municipios que históricamente fueron del peronismo y que Juntos por el Cambio había logrado hacerlos propios. Mayra Mendoza y Juan Debandi, respectivamente, dos referentes del núcleo más duro del kirchnerismo, se perfilan como dos de los grandes ganadores del Conurbano.

Los casos de Lanús y de Morón, son los más complejos. Pese a que las gestiones de Néstor Grindetti y Ramiro Tagliaferro no sufrieron grandes críticas, el arrastre nacional los posicionó ante una parada brava. Sostener estos dos municipios estratégicos, tanto en el sur como en el oeste (sumados a los ya seguros Vicente López y San Isidro), es una de los objetivos más claros a la hora de imaginar desde donde operará el post macrismo ya con la figura de Vidal como principal referente. Y de paso, claro, sentar las bases en un territorio donde se instalará el kirchnerismo más radical.

En los tres distritos más grandes del interior, la batalla política se juega casi como un balotaje municipal. Mar del Plata, Bahía Blanca y La Plata vivirán una elección al límite. En el caso de La Feliz, Guillermo Montenegro y Fernanda Raverta aspiran a capitalizar el voto del exintendente Gustavo Pulti y del actual mandatario Carlos Arroyo. Lo de La Plata es incierto. Florencia Saintout llega con una ventaja si se tiene en cuenta la unión de todos los candidatos del Frente de Todos, pero fuentes cercanas a Julio Garro aseguran que el actual jefe distrital podría llevarse algunos de los votos de los peronistas que no votaron a la dirigente de La Cámpora en las PASO. Para cerrar, sin dudas, la elección más pareja de todas se dará en Bahía Blanca. Federico Susbielles se perfila para arrebatarle la intendencia a Héctor Gay en un final que puede ser a voto a voto.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario