31 de marzo 2023 - 00:00

Economía apuesta ahora al dólar agro

Buscan otros u$s10.000 millones. Más lluvias (algunas torrenciales). El girasol argentino, elegido por la India. Empeora la lechería. El Instituto con nuevo presidente.

El nuevo titular del IPCVA, el ruralista bahiense, Jorge Grinberg, un piloto de tormenta en año de elecciones.
El nuevo titular del IPCVA, el ruralista bahiense, Jorge Grinberg, un piloto de tormenta en año de elecciones.

… que, antes de lo previsto, irrumpirá el nuevo dólar agro. Mucho más amplio que las versiones anteriores (los soja I, II y III), abarcaría a todos los productos del campo, incluida la madera, y busca adelantar ingresos de divisas de exportación por alrededor de u$s10.000 millones durante abril y mayo. Para lograrlo, desde Economía dejaron trascender que también los que anotaron exportaciones, y que no ingresaron las divisas, recibirán algunos beneficios. Para algunos, las expectativas son demasiado optimistas”, pues se esperan unos u$s3.000 millones, sólo de las economías extrapampeanas. El caso es que se deberá compensar la fuerte caída en la cosecha de soja (menos de 25 millones de t, más otros 4-5 millones de remanente de la campaña anterior). El otro gran volumen será el maíz, también muy recortado este año, que dejaría unos 20 millones de toneladas para exportar, ya que los 15 restantes serían para consumo interno y remanente.

… que, mientras varias zonas comienzan a recibir lluvias más regulares, y las menores temperaturas ayudan a la recuperación, se van comprobando las fuertes pérdidas agrícolas registradas en esta campaña, que superarían las 40 millones de toneladas, al punto que entre los privados se estima que la soja podría llegar a estar apenas entre los 23 y 25 millones de toneladas, la mitad de lo que se venía cosechando, y muy por debajo del récord de más de 60 millones de tn que llegó a tener hace algunos años. El tema, que impactará tanto en los ingresos privados, como en los del país, y en el nivel de recaudación fiscal obligará, además, a mayores importaciones temporarias del poroto de, al menos 12-14 millones de t, para achicar parte de la fuerte capacidad ociosa instalada industrial (73% en marzo), preparada para moler casi 70 millones de toneladas. Esta suerte esquiva para la que fue “la reina de las oleaginosas”, tiene poco que ver con la excelente performance que alcanzó en este ciclo el girasol, el único de los cultivos anuales que logró “zafar” de las muy malas contingencias climáticas, lo que le permitirá cosechar cerca de 4 millones de t, y con exportaciones que rondarán los u$s2.000 millones. “India va a recibir todo lo que le manden”, señaló en el Hilton uno de los dirigentes sectoriales de aquel país, miembro de la delegación que asistió a la Conferencia Internacional de Girasol, que terminará mañana. De hecho, el complejo, el 8º exportador del país, alcanzó los u$s1.891 millones el año pasado (el 2,1% del total), duplicando los u$s935 millones del 19. El caso es que de ese monto, la India compró casi el 50%, (u$s894 millones), convirtiéndose en el primer cliente en este rubro. A su vez, la Unión Europea alcanzó los u$s326 millones; el Nafta unos u$s275 millones, y un llamativo Chile con u$s148 millones. Ahora, las perspectivas para el cultivo son casi óptimas, y no sólo por el excelente comportamiento que mostró a las contingencias climáticas, sino también por la mayor cantidad de semilla que se lanzaría al mercado local este año (uno de los cuellos de botella para la siembra del año pasado), y por la situación internacional que sigue afectando a los dos principales productores de la oleaginosa (Ucrania 55%, y Rusia 24%) que, en el primero de ellos, afectará la producción del próximo ciclo, abriendo las posibilidades de otros oferentes, como la Argentina.

… que, si bien el clima tiende a calmarse, todavía son amplias las regiones que mantienen los déficits, y otras vienen registrando excesos de diversa magnitud, como los ocurridos en Entre Ríos ayer (granizo), o en Córdoba, con el desborde de ríos que provocaron fuertes inundaciones en Río IV y La Carlota, entre otras zonas. Esto, ya puso en alerta al norte bonaerense acostumbrado a que cuando crece el río Quinto, poco tiempo después la ola de crecida entra a Buenos Aires. Otro alerta viene del lado de los tambos, actividad particularmente afectada por la sequía de 3 años, que terminó con todas las reservas forrajeras, y buena parte de las pasturas. Esto, sumado a las diferencias de precios (en menos) respecto a los valores internacionales que se dieron en 2007, 2011, 2014 y 2022, según CRA, determinó que está entidad le solicite a las autoridades “que declaren a los tambos en desastre agropecuario: para poder aplicar los pocos recursos que obtengamos a la alimentación de nuestros animales, sin vernos obligados a mal venderlos al magro precio de la necesidad”. Algo más atenuado podría ser el panorama para el nuevo titular del IPCVA (Instituto de Promoción de la Carne Vacuna), el ruralista bonaerense Jorge Grinberg, quien al asumir reconoció que “el mercado doméstico es nuestro principal cliente”. También destacó que (debido a la seca) es probable que la producción de carne sea menor en este ciclo, que en los anteriores.

Dejá tu comentario

Te puede interesar