Advierten que precio del petróleo puede generar una recesión mundial y reclaman a OPEP mayor producción

Economía

Los once países que representan dos tercios del consumo de energía del planeta reiteraron hoy en Japón su preocupación por la subida del precio del petróleo y pidieron un aumento de su producción ante el peligro de una recesión mundial.

Los titulares de Energía del G8, los ocho países más industrializados del mundo (Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Italia, Japón y Rusia) mantuvieron una primera reunión en Aomori (norte de Japón) en la que también participaron las tres potencias económicas asiáticas: China, India y Corea del Sur.

"Compartimos una viva preocupación por el nivel actual del precio del petróleo", declararon los once países en un comunicado conjunto dado a conocer al término de su encuentro.

Consideraron que existe "una urgente necesidad de aumentar las inversiones en el sector energético" para desarrollar la producción de petróleo e intentar frenar la subida de su precio.

El precio del crudo, que se quintuplicó desde 2003, marcó un nuevo récord el viernes en Nueva York al alcanzar los 138,54 dólares por barril. Los analistas esperan que llegue hasta los 150 dólares antes de julio.

"Subrayamos la necesidad de maximizar la inversión en nuestras propias producciones nacionales", reconocieron los once firmantes del comunicado, entre los que hay importantes productores de petróleo como Rusia, Estados Unidos y Canadá.

En este sentido, hicieron un llamamiento "a los otros países productores de petróleo a aumentar las inversiones para mantener un buen aprovisionamiento de los mercados", si bien reconocieron que la tensión actual en el precio del crudo se debe a factores "estructurales" como el aumento de la demanda.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que representa el 40% de la producción mundial, se negó por ahora a aumentar su producción por considerar que la subida del precio del crudo se debe a la especulación y no a un déficit de la oferta.

Sin embargo, al iniciar los debates, el ministro japonés de Energía, Akira Amari, se mostró especialmente preocupado.

"Si dejamos la situación como está, podríamos llegar a una recesión de la economía mundial", advirtió al tiempo que añadió que "garantizar la seguridad energética, incluida la estabilidad del mercado del petróleo" se ha convertido en "la prioridad" de los grandes países consumidores.

Serguei Shmatko, ministro de Energía de Rusia, única gran expoertadora de crudo entre los presentes, aseguró que Moscú quiere seguir siendo un "abastacedor de energía estable para los otros países".

Pero su homólogo surcoreano, Lee Youn-Ho, estimó que los precios actuales son "anormales" y juzgó necesaria una cooperación internacional "para mantener el abastecimiento estable de petróloe crudo".

Tras la reunión, Amari explicó que los participantes crearon un marco común, la Asociación Internacional para la Cooperación sobre la Eficacia Energética (IPEEC), dedicada al ahorro de energía.

"La época de energía barata parece haber terminado y ninguna economía debería apostar por un regreso a los precios bajos", consideró el comisario europeo de Energía, Andris Piebalgs.
Para Piebalgs, "es preferible poner en marcha desde ahora inversiones en tecnología para la eficacia energética y la energía limpia".

La reunión de Aomori forma parte de una serie de encuentros ministeriales preparatorios para la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno del G8, del 7 al 9 de julio en Toyako, norte de Japón.

La lucha contra el cambio climático será una de las prioridades de esa cita. Amari recalcó que los once países reunidos el domingo consumen el 65% de la energía mundial y producen el 65% de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) que causan el calentamiento de la tierra.

"El cambio climático y los temas energéticos son las dos caras de una misma moneda", resumió.

Dejá tu comentario