Monotributo: AFIP habilitó la opción de regreso para excluidos voluntariamente

Economía

Es un beneficio para cumplidores cuya facturación no haya superado el 25% de la categoría. Tributaristas advierten que el régimen se está complejizando. El Senado apura nuevos cambios para evitar el cobro retroactivo.

Mientras en Senado apura los nuevos cambios en el monotributo para que los contribuyentes no tengan que pagar importes retroactivos a enero, la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) avanzó en la implementación del retorno al régimen simplificado para aquellos que se excluyeron voluntariamente entre 1ro de octubre y el 31 de diciembre del año pasado.

Para ello, tendrán que ingresar al portal del Monotributo con clave fiscal y luego “solicitar reingreso” en la solapa que dice “Beneficio para Contribuyentes Cumplidores”. Podrán volver aquellos cuya facturación no haya superado el 25% del límite fijado para su actividad económica en función de ello, se tomarán las viejas tablas que rigieron durante el año pasado, que eran a su vez parámetros, que no se actualizaban desde el 2019.

La aceptación o rechazo del trámite estará disponible en el Domicilio Fiscal Electrónico. Si la solicitud es aprobada, se podrá reingresar al monotributo desde la opción “Darse de alta” disponible en el portal, para lo cual se deberá completar el proceso de adhesión habitual.

Aquellos cuya facturación haya excedido en más del 25% pero sin exceder el 50% del límite de ventas anuales para la categorización de microempresa ante AFIP, no podrán optar por adherirse nuevamente al Régimen Simplificado sin tener que esperar los 3 años previstos por ley aunque podrán acceder al beneficio de la reducción de IVA.

ganancias impuestos.jpg

Los contribuyentes que opten por permanecer en el Régimen General de AFIP podrán acceder a una reducción del saldo técnico de IVA durante 3 años, contados desde el primer día del mes siguiente al que se ejerza la opción, en forma decreciente. La medida establece una reducción del 50% durante el primer año, del 30% para el segundo año y del 10% para el tercer período.

La posibilidad de retorno al monotributo está contemplada en la ley que se aprobó este año para la creación de un sistema “puente” entre el régimen simplificado y el general, cuyo objetivo es que el salto sea menos gravoso para los contribuyentes. El puente consiste en que cuando una empresa o responsable inscripto le facture a un monotributista de las categorías mas altas, le pueda discriminar el IVA, para que este a su vez pueda acumular saldo. Del mismo modo, la persona podrá deducir los gastos para pagar menos Impuesto a las Ganancias.

Como la implementación de la norma se hizo retroactiva a enero, junto con la actualización de los parámetros y las cuotas del monotributo que estaban fijos desde 2019 (suba del 35,3%), la norma generó automáticamente una deuda a los contribuyentes que ya habían pagado y que el organismo recaudador se dispuso a cobrar, generando una fuerte ola de críticas.

Frente a ello, el gobierno implementó una nueva reforma a la ley, que ya tiene aprobación en la Cámara de Diputados y dictamen de Comisión en el Senado, que suspende el cobro retroactivo del monotributo, establece planes de pago, y establece algunas modificaciones en las escalas de manera de beneficiar a los que están en las categorías más bajas, quienes podrán estar más tiempo en esa situación y por ende, pagar menos.

Las ideas y vueltas con el régimen, pensado originalmente para que una persona pueda administrarse sin tener que recurrir a contadores, está generando grandes complicaciones al punto que algunos estudios contables están analizando no prestar servicios a monotributistas.

Tal es el caso del asesor tributario Ivan Sasvosky, quien comentó que la complejidad que va tomando el régimen y la inseguridad respecto de los cobros retroactivos, genera a su vez problemas en la relación con los clientes. “Va a terminar sirviendo para los empleados públicos”, señaló el tributarista quienl consideró que “es imposible darle seguimiento a esto”.

El contador consideró que la degradación del régimen simplificado como una herramienta eficaz para la inclusión de pequeños contribuyentes “comenzó cuando Leandro Cuccioli suspendió las exclusiones”. Luego un año en el que no hubo actualización de tablas en un marco de inflación creciente. se provocó aceleramiento en la suba de categoría y en el caso de las más altas, la exclusión de los contribuyentes.

Cómo el monotributo ajusta en función de la evolución de las jubilaciones mínimas, si estas crecen menos que la inflación, se genera un efecto de “planchado” en las categorías que hará que el salto a Responsable Inscripto sea más rápido. Al respecto, Sasovsky consideró que deberían ajustar por el IPC para evitar este efecto.

Mientras se aprueba la “modificación de la modificación” en el Senado, la AFIP suspendió las exclusiones de oficio y las bajas por falta de pago entre mayo, junio y julio, y postergó la recategorización semestral que tenía que ocurrir este mes para agosto para comenzar de nuevo con las condiciones definitivas del régimen.

Dejá tu comentario