29 de marzo 2007 - 00:00

"Al menos nueva moneda no se llama 'venecuba'"

En un artículo publicado por «The New York Times», distintos economistas venezolanos opinan sobre las últimas medidas adoptadas por el presidente Hugo Chávez que intentan contener la inflación en ese país. Entre las políticas que se pondrán en práctica en enero de 2008 se encuentra sacar tres ceros del bolívar (divisa venezolana) como también la intención de poner en circulación una nueva moneda (ya utilizada anteriormente y conocida como «locha»), de 12,5 centavos. A continuación, los párrafos más interesantes de la nota:

Hugo Chávez
Hugo Chávez
  • Chávez dijo que serían removidos tres ceros de la moneda venezolana (bolívar). Luego informó que el nuevo bolívar sería renombrado como «bolívar fuerte». Finalmente, a instancias del presidente venezolano, el Banco Central señaló que sería reintroducida la moneda de 12,5 centavos, un símbolo de prosperidad en los 60 y los 70, antes de que el «boom» petrolero terminara en abruptas devaluaciones en Venezuela.

  • El «líder bolivariano» defiende estas ideas como una manera de combatir la inflación, que en las últimas semanas trepó a 20%, la más alta de América latina.

  • Gastón Parra, presidentedel Banco Central, enfatizó que los efectos de estas medidas en la moneda venezolana serán neutrales.

  • Algunos economistas sostienen que los cambios, combinados con la inflación, pueden realzar la confusión respecto de los precios.

  • Añaden que la inflación es resultado del aumento repentino del gasto público por parte de Chávez y de los esfuerzos de la clase alta para sortear el tenso control de precios y el tipo de cambio.   

  • «Estamos presenciando políticas en la forma de una fachada, todas llevadas a cabo por un hombre cuyo punto más fuerte no es la economía», dijo Hugo Faría, economista del Instituto de Altos Estudios de Managment de Caracas. «Cualquiera que ve en la moneda de 12,5 centavos un remedio para el problema de este país no está pensando de una manera muy clara».

  • La inflación trepó rápidamente desde enero, cuando una importante caída del valor del bolívar en el mercado negro presionó sobre los precios de los productos importados.

  • Chávez sostiene que con la redenominación de la moneda se va a reflejar la fortaleza de la economía, recuperada durante su administración, dando por terminada una caída del bolívar que empezó en 1983.

  • Los economistas consultados sostienen que la redenominación de la moneda debe ser acompañada por reglas transparentes para la inversión en el sector industrial y por fuertes fundamentos económicos.

  • En muchos aspectos Venezuela se encuentra fuerte, con más de u$s 30.000 millones en reservas, además de grandes ingresos por el petróleo, que este año se espera que sobrepasen los 50.000 millones de dólares.

  • Los economistas sostienen que la confianza en la economía empezó a erosionarse desde que el gobierno decidió el control agresivo de las actividades de las compañías extranjeras en los últimos meses. La devaluación «de facto» del bolívar ilustra esta creciente preocupación.   

  • «Al menos no llaman a la nueva moneda el venecuba», afirmó Antonio Alessandrini, dueño de Globus, una firma de Caracas que trabaja con monedas raras, en referencia a la alianza venezolana con Cuba.

  • Algunos historiadores ven en las últimas medidas financieras de Chávez un paralelo con los cambios hechos en Cuba, cuando el Che Guevara fue presidente del Banco Central en la isla, luego de derrocar a Fulgencio Batista. En ese momento, Cuba emitió moneda con nueva iconografía.   

  • «Traer memorias del pasado, de cuando la moneda era fuerte, puede crear esperanzas de que la moneda sea fuerte nuevamente; pero si no se da un fortalecimiento real de la economía, puede salir el tiro por la culata», afirmó Fernando Coronil, una autoridad respecto de la historia venezolana de la Universidad de Michigan.

  • Con lo precios del petróleo a niveles históricamente altos, la economía venezolana crece todavía a una tasa envidiable de alrededor de 10%, pero los economistas sostienen que la inflación es alimentada en parte por las caóticas políticas que priorizan el consumo por sobre el ahorro.
  • Dejá tu comentario

    Te puede interesar