Alemania rechaza más concesiones a Grecia

Economía

El ministro de Exteriores alemán, Guido Westerwelle, se sumó a los funcionarios germanos que se oponen a otorgarle a Atenas más tiempo para aplicar ajustes a cambio de un rescate financiero. Planteó que las reformas "no pueden ser suavizadas sustancialmente" e instó a la administración helena "a tomar muy en serio la postura del Gobierno alemán".

Días antes de que el primer ministro griego, Antoni Samarás, visite a la canciller alemana, Angela Merkel, el titular de la cartera de relaciones internacionales mostró su dura posición. Así declaró estar en contra de las concesiones para los recortes presupuestarios que deben preceder a la ayuda financiera, según lo acordado multilateralmente.

Las reformas "no pueden ser suavizadas sustancialmente", sostuvo el político del Partido Liberal en declaraciones que adelantó el dominical alemán Tagesspiegel am Sonntag. Advirtió, no obstante, que esto podría ser malinterpretado por otros países como España.

Westerwelle le exigió al Gobierno de Atenas "a tomar muy en serio la postura del Gobierno alemán". Al mismo tiempo, abogó por una mayor comprensión para con el pueblo griego. "La gente en Grecia no tiene la culpa de que quienes tuvieron la responsabilidad en los últimos años no estuvieran a la altura de esa responsabilidad", disparó.

El funcionario recibirá el lunes en Berlín a su par griego, Dimitris Avramopoulos, con quien efectuará los preparativos de la visita de Samarás el próximo viernes. Antes de esto último, el jueves, viajará a Berlín el presidente francés François Hollande. Según una versión del rotativo Welt am Sonntag, Francia y otros países del sur europeo presionan para otorgar nuevas ayudas a Atenas e impedir su salida de la Eurozona.

En sintonía, el ministro de Finanzas, Wolfgang Schaeuble, apuntó a que existen límites en la ayuda económica que puede entregarse a Grecia. Por ello, advirtió que el país no debería esperar recibir un nuevo rescate.

"No es responsable arrojar dinero a un agujero sin fondo", criticó
Schaeuble en un acto en Berlín. "Ya no podemos crear un nuevo programa (de ayuda)", aseveró. También destacó que el euro es una moneda estable y dijo que no había señales de inflación.

El Gobierno alemán rechaza un tercer paquete de rescate a Grecia y también se opone a ampliar el plazo acordado alegando que más tiempo implica más dinero. La postura es compartida por Finlandia, Estonia y Eslovaquia, según señala el dominical en base a fuentes de la Unión Europea.

La Unión Cristiano Demócrata de Merkel elabora estos días una moción de rechazo a la emisión de bonos conjuntos y la colectivización de la deuda que presentará en su congreso partidista a principios de diciembre. Así le confirmó el secretario general de la agrupación, Hermann Gröhe al diario Allgemeine Zeitung Mainz. Subrayó el político que "nos pronunciaremos claramente contra eurobonos y colectivización de la deuda", en referencia a la emisión de títulos suprasoberanos de la Unión Europea para absorber los de los países en crisis.

Dejá tu comentario