American duplica vuelos a Nueva York y cancela Chicago

Economía

American Airlines obtuvo del Departamento de Estado de Estados Unidos la autorización para incorporar cinco nuevas frecuencias semanales entre Buenos Aires y Nueva York-JFK. Esta se suma a la que está gestionando su competidora Delta Air Lines para cubrir esa ruta una vez por día. 

Los anuncios, curiosamente, llegan en un momento en que todas las aéreas de Estados Unidos están recortando frecuencias, reduciendo sus flotas y eliminando rutas en función de la disparada del precio del petróleo.

Entre esos recortes está la decisión de la propia American Airlines de descontinuar su vuelo Ezeiza-Chicago a partir del próximo 3 de setiembre. La compañía -si bien llegó a volar ese destino con una ocupación cercana a 75%- decidió que no era momento para imponer ese mercado; los planes de la compañía estimaban un plazo de 18 meses para que la ruta fuera rentable.

En sentido inverso, sus ejecutivos consideran que el mercado de Nueva York está maduro, y que la demanda que están registrando justifica pasar de siete a doce vuelos semanales. Esta medida se ve favorecida, además, por la decisión de Aerolíneas Argentinas de dejar de volar a Nueva York, lo que, obviamente, abre una ventana de oportunidad a sus competidores.

¿Por qué la ruta a Nueva York es deficitaria para Aerolíneas, pero justifica que American y Delta la pidan? Por la flota de cada una de ellas: la aérea nacional cuenta con Boeing 747-400 y 200 o con Airbus 340 para vuelos de largo alcance; ambos modelos son cuatrimotores que con el barril de petróleo casi a u$s 140 son antieconómicos. En sentido inverso, American opera esa ruta con bimotores Boeing 767, que llevan 100 pasajeros menos pero gastan poco más de la mitad.

Las nuevas frecuencias se enmarcan en el convenio firmado entre Estados Unidos y la Argentina cuando el sindicalista Ricardo Cirielli era subsecretario de Transporte Aerocomercial; ese acuerdo llevó de 54 a 81 los vuelos semanales entre ambos países, o sea un incremento de 50%. Ese mismo acuerdo prevé la incorporación de otras 27 frecuencias para 2009, lo que duplica las existentes hace dos años.

Sin embargo, de las 54 frecuencias nuevas, sólo American hizo uso de seis, las de Chicago, que ahora reemplaza por las cinco nuevas al Kennedy. Delta usará parte de esa franquicia (siete) para sumarse a ese mismo destino. Las otras 41 frecuencias siguen vacantes y sin interesados aparentes a la vista.
S.D.

Dejá tu comentario