Apostando por el recorte de la Fed

Economía

Decíamos el viernes que cualquier cosa podía ocurrir. Y "cualquier cosa" fue lo que vimos en la primera rueda de la semana. De caras de pánico como no veíamos desde octubre de 1987 hasta rostros cubiertos con lágrimas de alegría y alivio, al ver que el Dow cerraba luego de bajar 3,58%, en 9.955,5 puntos, un nivel alcanzado a principios de 1999. Fue tal la magnitud de las fuerzas involucradas (atención que los volúmenes no fueron tan extraordinarios; por ejemplo, apenas 1.870 millones de papeles en el NYSE), que no queda más remedio que admitir que deberán pasar años de análisis antes de que podamos entrever qué es lo que realmente ocurrió. Reconocido esto, lo que restan son meras anécdotas que en mayor o menor medida le fueron dando forma a la jornada financiera. En lo peor de la jornada, poco más de una hora antes del cierre, el Dow se desplomaba 7,8 por ciento. A partir de ahí, para los más sofisticados fue el rumor de que Francia convocaba de urgencia al G-8 para coordinar un recorte global de tasas (según los rumores en 48 horas -curiosamente lo que durará el armisticio entre el Wachovia y un Citigroup asediado de rumores nada halagüeños-, llegando hasta medio punto para los Fed Funds) lo que disparó la, ¿recuperación? Otros se escudaron con sus cartas y gráficos, en tanto los más perezosos apuntaban al tradicional argumento de la aparición de los "buscadores de pichinchas".

Más allá de las señales que puede estar mandando lo bursátil y lo que pueden haber hecho la Fed (duplicó otra vez su inyección de fondos), el Tesoro (ya pasaron 12 días y no tenemos ninguna precisión importante sobre el plan de rescate), los gobiernos europeos, etc., lo cierto es que la crisis no sólo no cedió, sino que arreció. El mercado interbancario se colocó al borde del colapso y Caterpillar y Goodyear tuvieron que usar líneas de crédito de emergencia, los commodities se desplomaron 5,1% (el petróleo, 6%, a u$s 87,81 por barril) y los inversores se lanzaron en masa a buscar refugios: el oro trepó 4,1%, el dólar a u$s 1,35 por euro y la T10 retrocedió a 3,47%.

Dejá tu comentario