Argentina podría sumarse a los BRICS y acceder a más financiamiento este año

Economía

La alianza de países emergentes cuenta con un banco de desarrollo que tiene una programación crediticia de u$s30.000 millones para los próximos cuatro años.

En su doble condición de presidente argentino y titular de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), Alberto Fernández participará este viernes de forma virtual de la XIV cumbre de los BRICS. Por ahora, lo hará en calidad de invitado. Es que, según confirmaron fuentes oficiales a Ámbito, Argentina buscará sumarse a este grupo de economías en vías de desarrollo y contaría con el apoyo de dos de sus integrantes de peso: China y Brasil. Esto abriría la puerta de acceso al Banco de Desarrollo de los BRICS (BND) cuyo programa de financiamiento proyectado para el período 2022-2026 alcanza los u$s30.000 millones. Según anticiparon a Ámbito fuentes oficiales, el acceso a las líneas de crédito podría darse este mismo año.

Días atrás, en la cumbre de Partidos Políticos que funciona como una previa al encuentro central de hoy, Fernández manifestó que “para Argentina los BRICS son una excelente alternativa de cooperación frente a un orden mundial que viene funcionando para el beneficio de unos pocos”. En ese sentido, sostuvo que “los países emergentes y en vías de desarrollo tenemos desafíos comunes y no encontraremos soluciones avanzando en soledad”.

La intención no es nueva. Según pudo saber este medio, meses atrás se conformó un grupo de trabajo enfocado en la estrategia para el ingreso de Argentina a los BRICS. Se trata de una tarea coordinada por el Poder Ejecutivo que cuenta con la participación de los embajadores Eduardo Zuain (Rusia), Hugo Gobi (India), Claudio Pérez Paladino (Sudáfrica) y Sabino Vaca Narvaja (China). Anteriormente, también contaba con la presencia del ex embajador en Brasil y actual ministro de Desarrollo Productivo, Daniel Scioli.

En el Gobierno consideran que el grupo que comanda temporalmente el presidente chino Xi Jinping viene jugando un rol central a la hora de discutir la arquitectura financiera internacional. Con la necesidad cada vez más marcada de conseguir nuevas vías de financiamiento, hay dos herramientas vigentes que en la diplomacia argentina miran con interés: el Banco de Desarrollo de los BRICS (BND) y el Acuerdo de Reservas de Continencias (ARC).

El BND es clave a la hora de apuntalar los déficits de infraestructura y desarrollo sostenible que tienen los países emergentes. Su programa proyectado para el ciclo 2022-2026 contempla asistencia financiera por u$s30.000 millones. Con dificultades para acumular reservas y con demoras en los desembolsos previstos por los organismos multilaterales, aparece como una vía atractiva para la Argentina.

Por otro lado, los swap también parecen ser una de las opciones elegidas por el equipo económico para reforzar las tenencias del Banco Central. Meses atrás se confirmó que China revisará el acuerdo vigente para ampliarlo. En la misma línea, el ARC, que nació para fortalecer la red de protección financiera mundial, podría aportar su cuota. Este acuerdo cuenta actualmente con intercambios que alcanzan los u$s100.000 millones enfocados en enfrentar una eventual crisis de liquidez y en contener la volatilidad de los mercados ante la retirada de estímulos monetarios.

Fuentes diplomáticas confirmaron a Ámbito que "China acompañará la intención de Argentina de sumarse a los BRICS". En esa línea, explicaron que el proceso de adhesión podría darse de manera acelerada y estar concluido el año que viene ya que existen gestiones previas y Brasil, otro socio clave, también apoyará la moción. El acceso a las líneas de crédito podría darse incluso este mismo año.

Dejá tu comentario