Automotrices recibirán menos dólares para importar este año que en 2020

Economía

El Gobierno ya le comunicó a cada empresa el cupo de divisas para 2021. Empresas dicen que no alcanza para cubrir demanda del mercado.

Las automotrices comenzaron el año con una mala noticia: tendrán más restricciones para importar autos en 2021. Así quedó reflejado en las reuniones que cada terminal tuvo con el Ministerio de Producción para definir el monto de dólares que tendrán en los próximos 12 meses para operar.

Cada empresa fue notificada que recibirá la misma cantidad de divisas o un poco menos de las entregadas durante 2020 para la importación de vehículos terminados y para la producción.

De esta manera, con un cepo mayor, se complican las estimaciones de crecimiento del mercado que se espera para el 2021 ya que la mayoría de las ventas son de vehículos que llegan del exterior. Durante el 2020 se patentaron 342.000 vehículos pero las proyecciones para este año daban un mercado por arriba de las 400.000 unidades. En las terminales aseguran que, con los dólares que recibirán, no será posible crecer en esa magnitud. En los últimos años, alrededor del 70% de las ventas correspondían a modelos importados. Durante el 2020, como consecuencia de las restricciones aplicadas, se redujo a cerca del 60% esa participación. La idea del Gobierno es que el crecimiento del mercado este año esté basado en el incremento del número de vehículos nacionales y se mantenga o se reduzca la cantidad de importados. El problema es que la migración de modelos de un origen a otro no es tan simple ya que en el país no se producen toda la variedad de vehículos como para atender la oferta. “El cliente que quiere determinado vehículo, con prestaciones y características propias, no va a comprar otro tipo modelo que se produce en el país pero que no cumple con esas necesidades. No es tan fácil” explicaron en una terminal. Sin embargo, esa es la intención oficial y el comprador más exigente deberá conformarse con la oferta existente.

“Vamos a estar muy ajustados. Recibimos un monto mucho menor” reconocieron en una automotriz. “A nosotros nos dieron entre el 80% y el 90% de las divisas que necesitamos para este año para el objetivo de ventas que tenemos” explicaron en otra. Si bien en las terminales son muy reservados con el manejo de estos datos – ya que tiene que ver con su política comercial -, en las empresas consultadas coincidieron en que la plata que recibirán obligará de replantear los planes de importación. Hay que tener en cuenta que el cupo de dólares que les toca tiene que contemplar la importación de piezas para producir. La única forma de aumentar la cantidad de divisas es incrementando la generación de dólares propios a través de aumento de las exportaciones. El problema es que, como adelantó Ámbito ayer, el cambio en la forma de cálculo de la aplicación de retenciones encarece en alrededor de 12% las ventas de 0km al exterior lo que le quita competitividad a la industria local.

Un dato para nada menor que agrava el problema es la distinta situación del mercado hoy respecto al de un año atrás. Si el volumen de dólares que recibirán en 2021 es igual o menor al del 2020, la realidad empeora teniendo en cuenta que en los primeros meses del año pasado había un abundante stock de 0km que ya habían sido importados en 2019 por lo que debieron comprar menos unidades al exterior en los primeros meses. La oferta, en ese momento, era mayor a la demanda. Esto significa que el monto de divisas recibido el año pasado se destinó a importar 0km adicionales a ese inventario para cubrir el resto del año. Así se llegó a las 342.000 unidades. También hay que aclarar que las restricciones a la importación comenzaron, con fuerza, después de la cuarentena. Ahora, en cambio, la misma cantidad de dólares deberá cubrir la necesidad de demanda actual que está potenciada por la brecha cambiaria que, a comienzos del 2020, era mucho menor y no hay stock de colchón que cubra esa diferencia. Es decir, importando la misma cantidad de unidades que el año pasado, la oferta de 0km no alcanzará a cubrir que lo que pide el mercado para todo el año.

También hubo un giro en la forma de medir la cuota de cada empresa. En 2020 se estipulaba por la cantidad de permisos de importación que recibían, el conocido formulario SIMI, sin tener en cuenta el valor de los 0km. Ahora es por un monto de divisas que cada empresa podrá utilizar en el mix de modelos que quiera. Si son de menor precio, serán más unidades y a la inversa. Por eso, en las terminales están reprogramando el perfil de los vehículos que piensan importar, aunque siempre va a estar condicionado por la rentabilidad. Los 0km más caros dejan mayor ganancia por lo que aumentar el volumen no es siempre más negocio.

Dejá tu comentario