El Banco Central volvió a girarle fondos al Tesoro, fueron $95.000 millones

Economía

Menos mal que Finanzas está consiguiendo malabarísticamente el rollover de la deuda en pesos, porque el financiamiento monetario al Tesoro sigue a toda máquina y parece acelerarse.

En la previa de la última subasta clave del mes, el BCRA volvió a asistir al Tesoro. Fueron $95.000 millones que le giró al Palacio de Hacienda el viernes pasado en concepto de Adelantos Transitorios (ATN). De esta manera en lo que va de octubre, según datos oficiales, el financiamiento monetario del BCRA al Tesoro ya suma casi $258.000 millones ($240.000 millones vía ATN más $17.712 millones de transferencia de utilidades), siendo la mayor asistencia mensual en lo que va del año.

Al respecto, los analistas de 1816 arriman un dato curioso: al cierre de la semana pasada al fisco le quedaban depósitos en el BCRA por $197.000 millones, un monto inusualmente alto. Pero así y todo el BCRA le giró casi $100.000 millones más. Cabe señalar además que como de costumbre, antes de cada licitación de deuda del Tesoro, el BCRA volvió a prorratear Leliq, expandiendo la base monetaria, es decir, inyectando pesos en el mercado.

Acumulado

Ahora bien, al día de hoy los datos oficiales muestran que el auxilio monetario al Tesoro asciende a un total de solo $790.312 millones. Pero si se computan los DEG recibidos del FMI, que recuérdese ingresaron a las reservas a fines de agosto (u$s4.319 millones) y luego fueron reconvertidos a pesos a fines de setiembre ($428.491 millones) y depositados en la cuenta del Tesoro en el BCRA, y en paralelo fueron usados para cancelar parte del stock acumulado de ATN ($1,4 billones), en ese caso, en lo que va del 2021, el financiamiento monetario ya acumula más de $1,2 billones. Claro que este monto aún no le llega ni a los talones a lo que fue el 2020, ya que todavía es hoy un 60% de toda la emisión que hubo para el Tesoro el año pasado.

Pero no puede soslayarse que aún, digamos, falta lo mejor. Dado que estacionalmente en el último tramo de cada año es cuando el déficit fiscal alcanza su mayor magnitud, o sea, cuando se concentra casi las tres cuartas parte de todo el rojo del año. Encima por tratarse este período de un año electoral, se descontaba que la asistencia sería mayor y ya parece haberse que Miguel Pesce, titular del BCRA, aceleró el ritmo de asistencia. Para el consenso de los analistas todavía le faltarían entre $400.000 millones y $800.000 millones, según cuánto finalmente se amplíe el gasto primario para las elecciones de noviembre, emitir para el Tesoro.

El problema es que al BCRA cada vez le cuesta más esterilizar, o sea, colocar más deuda. Como bien explica el Estudio Broda, el stock de pasivos remunerados del BCRA creció en $756.000 millones (a $3,6 billones de stock en el periodo enero-abril) pero este crecimiento permitió esterilizar $395.000 millones, básicamente el total de la emisión para comprar reservas y el financiamiento monetario neto al Tesoro. Sin embargo, de mayo a octubre (al día 15) los pasivos remunerados crecieron $652.000 millones (a $4,252 billones) pero este crecimiento no fue suficiente para capitalizar los intereses de la deuda del BCRA (más de $130.000 millones por mes). Por lo tanto, “los $707.000 millones de crecimiento de base en ese período básicamente tuvo dos fuentes de financiamiento, el financiamiento neto al fisco y los pasivos remunerados.

El único factor contractivo de la base fue la intervención del BCRA en los mercados de cambios alternativos para contener la presión sobre las brechas cambiarias, vendiendo títulos AL30, dado que dicha venta de bonos dolarizados absorbió $279.000 millones”, agrega.

Un panorama por delante sin duda poco amigable dadas las crecientes dificultades del BCRA para colocar deuda y para cumplir su rol de esterilizar, a lo que se suma una reducción del espacio de las colocaciones de deuda del Tesoro.

Temas

Dejá tu comentario