Estiman en $31.500 millones el costo fiscal por cambios en Bienes Personales

Economía

De acuerdo con un informe del IARAF la mayor parte del costos será para las provincias que reciben casi el 60% de la recaudación como coparticipación.

El costo fiscal de subir el mínimo no imponible del Impuesto a los Bienes Personales de $2 millones a $6 millones será de $31.500 millones distribuidos entre 2022 y 2023, según estimaciones de la Oficina de Presupuesto del Congreso.

La suba del mínimo no imponible es un beneficio para unas 500 mil personas que hubieran tenido que pagar el tributo por el efecto inflacionario sobre el valor de las cosas. No obstante, por tratarse de un impuesto coparticipable, la merma de los recursos no solo la afronta la Nación. El conjunto de las provincias va a tener que volver a estimar los recursos fiscales del año próximo. Casi el 60% del dinero que genera el tributo tiene por destino a las gobernaciones.

En la versión final de la iniciativa se establece que se va a elevar el mínimo no imponible a $6 millones para los bienes gravados (no incluye acciones o participaciones en el capital) y a $30 millones en el caso de inmuebles utilizados como vivienda propia. Según la OPC la merma de recursos sería de $31.564 millones, de los cuales $24.462 millones corresponden al 2022 y $7.102 millones al 2023.

Un elemento a tener en cuenta es que del total que ingresa por Bienes Personales se coparticipa el 93,73%. El 1,9% ingresa a un fondo de autarquía de la AFIP; $3 millones van al INCUCAI y otra parte se distribuye entre las cajas jubilatorias de las provincias que no se transfirieron a la Nación.

El Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) plantea en un informe sobre la caída de recursos, que el 58,9% va a ser soportado por el conjunto de las provincias. La Nación pierde $12.979 millones, unos $10.057 millones en 2022 y $2.921 en 2023. Las provincias, por su lado, dejan de percibir $18.585 millones, un total de $14.405 millones el año próximo y $4.181 el año siguiente.

“Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe son las provincias más perjudicadas ya que concentran el 24,3%, 9,5% y 9,3% de las pérdidas respectivamente”, advierte el estudio del IARAF. El reporte privado plantea también un análisis de costos por habitante. En el caso de las provincias de bajos ingresos y baja densidad como Catamarca, Formosa, La Rioja, Salta, San Juan y Santiago del Estero, la caída es de $793 anuales por persona. Las de altos ingresos y baja densidad, que son las patagónicas más La Pampa y San Luis, la caída sería de $706. Las de bajos ingresos y alta densidad, como Corrientes, Chaco, Entre Ríos, Jujuy, Misiones y Tucumán, $585 por persona y las de altos ingresos y alta densidad como Buenos Aires, Mendoza, Córdoba y Santa Fe, la baja es de $382 anuales por habitante.

El proyecto que finalmente fue aprobado en el Congreso incluye un nuevo tramo de escala del impuesto del 1,5% para los bienes en el país. Se deberá pagar el 1,5%, es decir, un 0,25% más de que se abonaba hasta ahora por los bienes que superen los $100 millones y con ello se espera compensar parte del costo que genera la mejora del mínimo no imponible.

Hernán Letcher, director del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), destacó que el oficialismo en el Congreso logró aprobar un proyecto propio, que incluye la alícuota incrementada del 2,25% para contribuyentes con bienes en el exterior. Se trata de una facultad delegada que concluye el 31 de diciembre. Se había incluido su renovación en el proyecto de presupuesto que al final fue rechazado. “La intención del gobierno era que se concentre la recaudación en la parte superior de la pirámide”, explicó.

“Con la suba del mínimo no imponible beneficias a 500.000 personas, pero con la no prórroga de la alícuota incrementada se beneficiaba a 16.000 personas de muy alto poder adquisitivo. Es contradictorio en un país que tiene 40% de pobreza” explicó Letcher. Y estimó que por esa vía el Gobierno logró salvar unos $80.000 millones anuales que de otro modo se hubieran perdido. Sebastián Domínguez, socio de SDC Asesores Tributarios, destacó que si el Senado no aprueba la modificación antes del 31 de diciembre, estos no tendrán efecto para el periodo fiscal 2021, y por lo tanto, comenzarían a regir desde el período 2022.

Dejá tu comentario