En un día malo, los ADR cayeron hasta 8% y el riesgo-país se elevó 2,7%

Economía

El principal índice de BYMA avanzó un 0,5% sostenido por la suba del dólar CCL. Los bonos rebotaron hasta un 2,8%.

La Bolsa porteña cerró ayer levemente en positivo, aunque casi neutro, mostrando varios papeles que cotizaron al alza en el panel líder, en una rueda en la que las acciones argentinas volvieron a tener un día teñido de rojo en Wall Street aunque la suba del dólar CCL en el mercado local amortigua las caídas medidas en pesos.

El índice S&P Merval de Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA), en este contexto, ascendió un 0,5%; mientras los ADR cayeron hasta 8,4% en el exterior. A su vez, el riesgo país subió 2,73% hasta los 1.390 puntos básicos.

Las principales subas en fueron registradas por las acciones de Valores (7,6%), Ternium (5,8%) y Transportadora de Gas del Norte (5%). En tanto, las bajas más pronunciadas fueron registradas por los títulos de Pampa Energía (4,55%), Banco Supervielle (3,6%) y BBVA (2,9%).

En la Bolsa de Nueva York, las principales bajan las anotaron los papeles del IRSA Propiedades Comerciales (-8,4%); Loma Negra (-7%); e IRSA (-6,4%). “Las acciones, sobre todo poniendo el ojo en los ADR, no paran de caer desde que se cerró el acuerdo con los acreedores. Esto se debe a que luego de esa última noticia positiva, todo lo que quedaba por delante era incertidumbre”, destacó Joaquín Candia, de Rava Bursátil.

En este marco el analista agregó: “principalmente lo que más le preocupa a los inversores es un plan económico claro que evite medidas sorpresa como las tomadas recientemente con respecto al dólar. En el corto plazo la perspectiva parecería demostrar una continuación de la caída en los precios de los activos locales, ya que el riesgo asociado es tal que por más que el potencial de upside sea muy grande, los inversores prefieren esperar atentos a que haya un piso sólido”.

Bonos

Los bonos argentinos arrancaron negativos, pero luego experimentaron un rebote de hasta un 2,8% (entre los más negociados).

“Hay que tener en cuenta que las tasas que los inversores le están exigiendo a los instrumentos locales son muy superiores a las que le exigen a otros países con igual calificación crediticia. Es por esto, que aunque los bonos puedan caer mucho más, hay que tener en cuenta que como están recién reestructurados, que estén propiciando un nuevo default muestra que el mercado se encuentra muy adverso al riesgo argentino y puede haber sobre reaccionado, aunque las últimas medidas no hayan sido del todo acertadas en lo que respecta a dar señales positivas”, explicó Candia.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario