Gobierno busca despejar barreras comerciales para exportar más a Brasil

Economía

Cancillería busca reducir el déficit comercial. El embajador Scioli mantuvo reuniones con cámaras y funcionarios para ofrecer productos locales.

Brasil comparte circunstancialmente el título de principal socio comercial de Argentina con China. A pesar de los cortocircuitos políticos, mantener una relación comercial estrecha sigue siendo indispensable para el Gobierno. En este marco, según pudo saber Ámbito, el presidente Alberto Fernández se reunió con el embajador Scioli, antes de que emprendiese su viaje a Brasilia y le pidió aumentar las exportaciones, es decir, reducir el déficit comercial con ese país. Durante esta semana el embajador mantuvo reuniones con cámaras empresariales y funcionarios del Gobierno de Bolsonaro. El objetivo fue ampliar la oferta los productos locales e intentar una gestión para despejar las barreras comerciales que dificultan el acceso.

Ayer Scioli se reunió con la Cámara de Comercio Argentino-Brasileña y la Cámara de Industria y Servicios para avanzar en la agenda bilateral. Según pudo reconstruir Ámbito, Scioli aprovechó la ocasión para acercar una lista de 24 productos con potencial exportador: vinos, peras, manzanas, aceite de oliva, abonos, fertilizantes, insecticidas, insumos plásticos, papas prefritas, arroz semiblanqueado, carnes y legumbres, entre otros.

La semana pasada el exgobernador también tuvo un encuentro con la ministra de Agricultura de Brasil, Tereza Cristina. Fuentes de la embajada confirmaron a este medio que se dieron pasos significativos para destrabar cinco productos que hoy tienen problemas para acceder al mercado brasileño.

Por un lado, se trató la situación de los langostinos, cuyo ingreso al país vecino se ve ralentizado por una medida cautelar que presentaron los productores de Brasil y que estaría significando una pérdida estimada de u$s350 millones para el país. También se conversó sobre la merma en la exportación de trigo a causa de una cuota que el Gobierno de Bolsonaro concedió a Estados Unidos con arancel cero. Por otro lado, dialogaron sobre la posibilidad de destrabar un conflicto reglamentario específico del sector vitivinícola que deja fuera del mercado al mosto de uva a granel argentino. Por último, trataron los casos de la merluza y la miel que en distintos niveles sufren restricciones por las barreras sanitarias.

La relación con Brasil se había tensado en las últimas semanas por supuestas trabas desde Argentina a la importación de autos. La postura del Gobierno es que el 92% de las licencias que se pidieron fueron aprobadas y quedan más de u$s1.000 millones que están aún sin usar. Se les pide a las empresas es que utilicen el cupo que tienen disponible antes de pedir una expansión.

Un relevamiento realizado por la Cancillería demuestra que en los últimos quince años Argentina acumula un déficit comercial de u$s52.000 millones con Brasil, de los cuales 25.000 millones corresponden al sector automotor. Según pudo averiguar Ámbito, el embajador sostendrá mañana una reunión con la Asociación Nacional de Fabricantes de Vehículos Automotores de Brasil para acercar posiciones.

Otro de los puntos que la cartera que conduce Felipe Solá está trabajando con el Gobierno de Bolsonaro es el energético. En rigor, Scioli sostuvo ayer un encuentro en Brasilia con Bento Albuquerque, ministro de Minas y Energía de Brasil. En ese marco le pidió apoyo para que se pueda firmar un contrato que convertiría al INVAP en uno de los constructores del Reactor Multipropósito Brasileño (RMB). También hubo coincidencias en trabajar para crear las condiciones para que el mercado brasileño pueda abastecerse de gas de Vaca Muerta.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario