Buscan en Diputados poner freno a cambios en las AFJP

Economía

La oposición denunció ayer el ardid político al que recurrió el gobierno nacional para asegurarse que el Congreso no cambie ni una coma del proyecto de reforma previsional que espera tratamiento.

Radicales y peronistas disidentes coincidieron en que el oficialismo intentó avasallar los preceptos constitucionales al ingresar el proyecto por la Cámara de Senadores en vez de hacerlo a través de Diputados que, según afirman los partidos opositores, es la Cámara autorizada para tratar iniciativas que impliquen una afectación presupuestaria.

«La ley de reforma jubilatoria está mal ingresada porque implica una afectación presupuestaria. Si hay una parte del sistema que está encorsetado en las AFJP y pasa al reparto hay una evidente modificación de los fondos de la ANSeS», bramó ayer la diputada Marina Cassese, del bloque Justicialismo Nacional.

  • Fundamento

    La fundamentación de su planteo se encuentra en el artículo 52 de la carta magna: «A la Cámara de Diputados corresponde exclusivamente la iniciativa de las leyes sobre contribuciones y reclutamiento de tropas». En esa disposición constitucional se basan los diputados opositores para reclamar que se reingrese el proyecto a través de la Cámara baja.

    «Podría tener algún vicio. Según la interpretación que se le dé a la Constitución nacional se puede entender que la cámara iniciadora debe ser la de Diputados», explicó a este diario el radical Miguel Angel Guibergia, vicepresidente primero de la Comisión de Presupuesto y Hacienda de la Cámara baja.

    Pero para evitar el peligro de una coalición opositora en Diputados que haga naufragar el tratamiento del proyecto, Néstor Kirchner decidió ingresar el proyecto por el Senado. La mayoría que tiene allí hace que el Congreso actúe virtualmente como «unicameral». Y si los senadores lo aprueban con dos tercios de los votos, Diputados debería reunir un número similar para modificar cualquier artículo. Algo hoy imposible de conseguir.

    Kirchner elevó el viernes al Congreso el proyecto de ley de reforma previsional que permitirá a los afiliados a las AFJP pasarse al sistema estatal de jubilaciones y que será tratado durante este mes en sesiones extraordinarias. Mañana desde las 16 se reunirán las comisiones de Presupuesto y Hacienda y de Trabajo y Previsión Social, con la presencia de algunos funcionarios del gobierno nacional. Entre ellos, figuran el ministro de Trabajo, Carlos Tomada; el director de la ANSeS, Sergio Massa; el superintendente de AFJP, Juan González Gaviola; el secretario general de la CGT, Hugo Moyano; el de la CTA, Hugo Yasky; y el titular de la Unión de Administradoras de Fondos de Pensión, Sebastián Palla.

    Si ese día se logra firmar un dictamen, el proyecto estará listo para ser tratado en el pleno de la Cámara alta el martes 13 de febrero, para que Diputados comience a analizarlo en comisión el 14 y sea convertido en ley el 21.

    Es que la mayor preocupación gira en torno al financiamiento del sistema de reparto si éste toma una mayor cantidad de aportantes por los traspasos, junto con el impacto que tendrán los nuevos jubilados que ingresaron al sistema sin haber aportado previamente, gracias a la moratoria declarada por Sergio Massa en la ANSeS. En 2007 ese organismo recibirá por contribuciones a la seguridad social $ 24.377 millones, mientras que los aportes de los impuestos que fueron derivados a financiar el déficit previsional en épocas de Domingo Cavallo -y que ahora crecen al mismo ritmo que las recaudaciones récord que viene demostrando la AFIP- llegan a $ 16.157 millones.Sin esos ingresos tributarios, la ANSeS no podría hoy pagar las jubilaciones ni, mucho menos, enfrentar las presiones de actualizar los haberes, como la orden que emitió la Corte Suprema el año pasado.

    El proyecto que modifica la Ley 24.241 permitirá a 11 millones de afiliados a las AFJP pasarse dentro de los próximos 180 días al régimen de reparto, una posibilidad que luego tendrán cada cinco años. En la actualidad, sólo está permitido el traspaso de la jubilación estatal a la privada, mientras que los trabajadores indecisos son sorteados entre las AFJP.

    La reforma propone que los aportes de quienes no optan por un régimen sean dirigidos al sistema de reparto hasta que concrete su opción. La iniciativa, según lo indicó el ministro de Trabajo, prevé también una baja del costo de las comisiones de las administradoras de jubilaciones y pensiones.
  • Dejá tu comentario