Cambios en equipo económico que implican un golpe en la autarquía del Banco Central

Economía

Autarquía. Préstamo del griego autárkeia 'capacidad de bastarse a sí mismo', compuesto de autós 'sí mismo' y arkeîn 'bastar'. Estado o situación del que se gobierna a sí mismo.


La salida de Luis Caputo del equipo económico y el acaparamiento de Nicolás Dujovne de las finanzas, la hacienda y la política monetaria se abre un cambio de paradigma oficialista en la autarquía del Banco Central.

La rivalidad entre Caputo y Dujovne no era un secreto a voces. En ámbitos políticos y empresarios se sabía perfectamente en que el extitular del Central pretendía un tipo de cambio anclado con intervenciones diarias y un techo de $ 40, mientras que el actual jefe del Palacio de Hacienda desea un dólar a valor de mercado casi sin ofertas, que funcione con las bandas ( crawling peg), pero sin topes máximos, tal como se lo exige el Fondo Monetario.

Finiquitada la puja, el control de mando de la economía argentina quedó bajo total dominio de Dujovne, el principal articulador del acuerdo con el organismo internacional. Mauricio Macri sabe perfectamente que la economía es inviable sin los u$s 50.000 o u$s 70.000 millones que Christine Lagarde prometió desembolsar, pero también conoce la letra chica del convenio y los padecimientos que provocará. Así se resumiría: la Argentina pierde soberanía política e independencia económica, pero gana estabilidad financiera y tiempo de gobernabilidad.

En 2010 Martín Redrado renunció luego de que la jueza María José Sarmiento lo repusiera en el cargo, por sus diferencias con un ministro de Economía empoderado: Amado Boudou. De esta forma, Redrado se convirtió en el presidente que más duró al frente del Central en la era contemporánea. Siendo el segundo que más tiempo estuvo en el cargo luego de Ernesto Bosch (1935-1942). A Redrado lo sucedió Mercedes Marcó del Pont, que administró la moneda de enero de 2010 a noviembre de 2013, con débil Hernán Lorenzino en Economía. Del Pont fue reemplazada por Juan Carlos Fábrega y Lorenzino por el "neomarxista" Axel Kicillof. Con una vigorosa impronta y un perfil académico entusiasta, Kicillof completó la gestión económica hasta el fin del mandato K, pero con otro presidente en el Central: Alejandro Vanoli.

Cambiemos llegó al poder con la consigna de reponer, sostener y ampliar la "independencia" del Banco Central por encima del nerviosismos que se genera en la Casa Rosada si faltan las divisas. Fueron las principales espadas políticas del macrismo las que elevaron la voz cuando eran oposición y el kirchnerismo asediaba las reservas de libre disponibilidad para pagar deuda externa.

Macri desembarcó con Alfonso Prat Gay en Hacienda y Finanzas nombró a un experto en blindajes y megacanjes en el BCRA: Federico Sturzenegger. El expresidente del Banco Ciudad -y Macri- asumieron con u$s 24.661 millones en reservas. Luego, el JPMorgan dejó su sillón y se desdobló la cartera económica y apareció Dujovne. Más tarde, se confinó a Caputo al Central, se eliminaron ministerios, se expulsó a Gustavo Lopetegui y Mario Quintana, se concentró la toma de decisión económica y se volvió a unificar el Palacio. Todo en manos de Dujovne.

Hoy, tras la misión trimestral de Caputo (subió a $ 28,20 y bajó a $ 39), el nuevo mandamás Guido Sandaleris agarra la manija con u$s 49.535 millones. Desde Sturzenegger a Caputo la fuga de capitales superó lo acumulado: u$s 11.975 millones en 2016; u$s 22.148 millones en 2017; u$s 16.676 millones en el primer semestre de 2018. ¿Podrá Sandleris frenar la sangría?

Con la salida de Caputo hay expectativas que el desembolso del FMI sea mayor al previsto y que más dólares se pongan a disposición de la demanda, con una menor intervención del Central. Resuelto el intríngulis externo, y si en breve se anuncia el anticipo de fondos frescos previstos para 2020 y 2021, solo quedará sobre la mesa el escollo local del Presupuesto 2019. Sin esa ley, todo se paralizará. Con esa guía de ajustes y recortes aprobada, los planes de Dujovne, Macri y Lagarde avanzarán.

Dejá tu comentario