Mejoró YPF su oferta de canje y logró "empate" en causa en NY

Economía

Habrá pago mayor en efectivo e incremento de las amortizaciones iniciales. En tanto, la jueza de Nueva York aceptó también el "discovery" de la petrolera en la causa por la expropiación.

La petrolera YPF presentó ayer al mercado una mejora de su oferta al canje de deuda que lanzó a comienzos de mes para extender el vencimiento de sus Obligaciones Negociables por u$s 1.000 millones, compromiso que debería hacer frente inicialmente en marzo de 2021. De acuerdo con lo comunicado por la empresa a la Comisión Nacional de Valores (CNV), la propuesta ampliada ofrece mejores “endulzantes” para los tomadores tempranos del canje con un pago mayor en efectivo e incremento de las amortizaciones iniciales, además de extender el plazo de adhesión.

Fuentes de la compañía explicaron a Ámbito que desde que se anunció la oferta de canje el 2 de julio, “el mercado reaccionó muy positivamente”, lo que se vio reflejado en una suba de los precios de los bonos internacionales emitidos por YPF tanto 2021 como del resto de la curva, particularmente 2024 y 2025.

Así, en el marco de un “diálogo constructivo con los inversores”, la empresa consideró oportuna “una mejora que podría redundar en un mayor grado de participación” en el canje que se vio reflejada en la adenda presentada ayer.

La propuesta mejorada, en ese sentido, incluye un ajuste en la estructura de amortizaciones que pasaría de un esquema semestral (comenzando en septiembre de 2021, en lugar del esquema anual previamente anunciado que comenzaba en marzo de 2022.

Así, los nuevos bonos mantendrán los plazos originales propuestos al 2025, la misma tasa de interés de 8,5% pero se amortizarán en ocho cuotas semestrales, a partir del 23 de septiembre de 2021, en lugar de las cuatro cuotas anuales previstas para el cierre del primer trimestre de 2022.

También se incluyó un aumento en el pago en efectivo para los inversores que ingresen en la etapa temprana (early bird) al pasar la propuesta de 100 dólares en efectivo y 950 dólares en nuevos bonos por cada 1000 bonos entregados, a una nueva combinación de 125 dólares en efectivo y 925 dólares en los nuevos bonos.

En tanto que aquellos que ingresen al canje en el segundo plazo -entre el 17 y el 30 de julio- recibirán un pago efectivo de u$s 50, y el mismo bono por u$s 950, es decir las mismas condiciones originales.

Finalmente, se corrió un día el vencimiento del early bird para dar tiempo al mercado de reaccionar a los nuevos términos, que pasó del 16 al 17 de julio, a las 5 pm de Nueva York, por lo que se prevé que fecha de liquidación anticipada ocurriría ahora alrededor del 21 de julio.

Tras el anuncio a la CNV se volvió a percibir una reacción positiva del mercado con subas importantes en los precios de los bonos, bajo el entendimiento que estos cambios terminarán por incentivar a los inversores a adherir al canje de sus bonos con vencimiento en 2021.

La refinanciación temprana de este vencimiento le permitirá a la compañía “mejorar los costos de financiación y tener un menor riesgo de refinanciación para el resto de los vencimientos de corto plazo”, explicaron en YPF.

También, debería permitirle a la petrolera retomar paulatinamente una senda de mayor actividad para ir normalizando las operaciones de la compañía que fueron afectadas por los efectos de la pandemia de coronavirus. La adenda a la oferta de canje confirmó que los acreedores que ya hayan presentado ofertas serán elegibles para enmiendas.

Con este canje, la nueva gestión de la empresa que lleva adelante el CEO Sergio Affronti buscará despejar del horizonte financiero el vencimiento más importante que enfrenta la compañía, en momentos en que la actividad petrolera está comprometida por el impacto de la pandemia de coronavirus.

La propuesta que YPF dio a conocer a comienzos de mes, requerirá un piso de aceptación del 70% de los tenedores de estas obligaciones. Estos instrumentos serían emitidos en canje por las obligaciones negociables clase XLVII entregadas el 23 de marzo de 2016 por un valor nominal de u$s 1.000 millones y con vencimiento en 2021.

Juicio en Estados Unidos

En lo que fue una especie de buena noticia para YPF, la jueza Loretta Preska, quien se encuentra a cargo del tribunal del Distrito Sur de Manhattan, en los Estados Unidos, que comanda la causa contra el Estado argentino e YPF por la expropiación de la petrolera en 2012, tomó la decisión ayer que el ¨discovery” constará de lo que solicitaron ambas partes. Esto fue leído como un “importante empate”, teniendo presente la influencia que suelen detentar algunos actores del mundo financiero en las cortes neoyorquinas. Así, el litigio tuvo un avance para determinar si corresponde que el país pague un resarcimiento multimillonario. Ambos pedidos de “discovery”, como se le dice al procedimiento que obliga a la Justicia de Estados Unidos a investigar un hecho puntual, habían sido realizados por los demandantes, Burford Capital, y por la defensa, la Argentina e YPF.

Mientras los estudios de abogados que representan al país y a la petrolera pidieron que la investigación se centre en los aspectos contractuales del prospecto y del estatuto de YPF, Burford, el fondo que adquirió el derecho a litigar en contra, pidió investigar los daños económicos en los que incurrieron las empresas Petersen, que tenían el 25% de las acciones de la petrolera en el momento de la expropiación a Repsol.

La Argentina solicitó el 3 de julio último la aplicación de la cláusula “discovery” en la causa iniciada por ese fondo en Nueva York, buscando sumar argumentos para que se traslade a Buenos Aires. Preska, del segundo distrito de Nueva York, dispuso que ese procedimiento se inicie de inmediato y concluya en marzo, mientras el inicio del juicio está previsto para junio del 2021.

La Argentina presentó a comienzos del mes cuatro escritos (dos del Gobierno y dos por la petrolera), donde insistió en que la causa no debe tratarse en Estados Unidos. Entre sus argumentos, dijo que los ex ministros Julio de Vido y Axel Kicillof, en funciones cuando se dispuso la expropiación y testigos en la causa, no podrían asistir al juicio.

De Vido está imposibilitado de salir del país por estar con prisión preventiva, mientras que el ahora gobernador cumple su mandato en una emergencia sanitaria. Las presentaciones argumentan también que sin que los ex funcionarios responsables de la operación declaren, las acusaciones no pueden ser respondidas, con lo que la causa debería mudarse obligatoriamente a Buenos Aires.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Temas

Dejá tu comentario