Carne: peligra acuerdo de precios (ayer subió 4,5%)

Economía

El ganado y la carne volvieron a aumentar ayer hasta 4,5% y se desdibuja la intención del gobierno de controlar el precio en los mostradores. La hacienda en pie, que opera en Liniers , subió ayer hasta 3,5% en el mercado concentrador, con una oferta muy reducida, de sólo 3.711 animales, y ajustó su índice al valor más alto de este año. En ventas directas a campo, en tanto, la carne a la salida de frigoríficos aumentó 4,5%, rompiendo virtualmente el acuerdo de precios firmado entre el gobierno y algunos integrantes de la cadena de la carne.

Cuando los valores de la hacienda aumentan, tarde o temprano, se trasladan a las góndolas. Pero cuando los valores bajan -este año el efecto serrucho fue más notorio por cuestiones climáticas- dichos recortes no son absorbidos en forma directa por el comercio minorista.

El motivo de la suba en Liniers se ajusta a la oferta y la demanda y a razones estacionales que se reiteran año tras año
. La primera semana de febrerosuele mostrar una presión de demanda sustentada por la gente que vuelve de las vacaciones traslada hacia capital y alrededores un consumo de carne que durante enero estuvo focalizado en las zonas de vacaciones. El «efecto recambio de temporada» suele jugar así un papel preponderante durante el verano mientras las cuestiones climáticas -este año muy erráticas- también presionan los precios. Durante el fin de semana, aumentó fuertemente la compra de carne y disminuyó el abastecimiento del comercio minorista. En consecuencia, ayer hubo fuerte puja por los animales en Liniers. A este hecho se sumaron las lluvias registradas en importante zonas de producción ganadera, especialmente extrapampeana.

• Proyección

«Debería esperarse un mercado sostenido hasta mediados de abril -indica el consignatario Ignacio Gómez Alzaga, de Alzaga & Unzué-. Recién en esa época se recompone la oferta con las vacas vacías. Además este año faltarán los mamones que se volcaban al mercado antes de la prohibición de faena de animales más jóvenes.» En efecto, hoy está vigente la prohibición de faenar animales con pesos inferiores a 260 kilos; a partir de marzo se prohibirán los animales menores a 280; y a principios de mayo no se podrá faenar ganado con peso inferior a 300 kilos, situación que contribuye a disminuir la oferta de hacienda. En consecuencia, la escasez de ganado listo para faena impedirá una baja importante en los precios.

Mientras el acuerdo firmado por el gobierno y algunas entidades de frigoríficos y pequeños productores exportadores fijó un precio de la carne $ 4,40 en la salida de planta de faena, el productor Horacio Delguy, del Frente Agropecuario Nacional, indicaba ayer a este diario que «vendí ganado y me pagaron por una carne a $ 4,60.
Que se haya pasado el valor impuesto en el acuerdo de precios es una anécdota -decía- lo importante es que no hay una planificación ganadera a nivel país. No sirve que los acuerdos de precios sean firmados por unos o por otros, lo que vale es la necesidad de tener un proyecto ganadero que permita una planificación de la producción».

El tema carne concentra por estos días la atención del sector agropecuario. Es que el gobierno focaliza sus controles sobre el mercado de Liniers y en Economía se especula, si no bajan los precios, con hacer valer el poder de veto sobre la concesión del predio de Mataderos donde opera el Mercado de Hacienda. Pero algunos opinan que ésa no es la solución. Para la ex subsecretaria de Mercados y Alimentos,
Susana Merlo, esa acción sería directamente «matar al rehén» ya que «el eje del control debiera estar sobre la cadena de comercialización y no sobre el origen». La cuestión pasa porque «se hacen acuerdos con grupos concentrados o con empresas pero el sector de la carne es tan atomizado que si se cierra el Mercado de Liniers el Estado se queda sin el único lugar donde puede negociar con los distintos eslabones de la cadena en forma más o menos concentrada».

Dejá tu comentario