3 de junio 2024 - 15:48

Clave para la salida del cepo: pasivos remunerados cayeron a mínimos de casi 20 años

Los bancos desarmaron pases por $4,7 billones el último día de mayo. Bancos privados redujeron su stock en $3 billones y bancos públicos por $1,7 billones.

Migración de flujos de pases pasivos del BCRA a deuda del Tesoro. 

Migración de flujos de pases pasivos del BCRA a deuda del Tesoro. 

Ignacio Petunchi

En mayo continuó la migración de flujos que estaban dentro de los pases pasivos del Banco Central (BCRA) hacía deuda del Tesoro. Así se pudo evidenciar tras la última licitación del mes en la que los pasivos remunerados cayeron a mínimos de casi 20 años.

"Los bancos desarmaron pases por $4,7 billones el día 31 de mayo (licitación del Tesoro). Mientras que los bancos privados redujeron su stock en $3 billones y bancos públicos por $1,7 billones. El stock asciende a $18,5 billones", expresó desde su cuenta en X, Salvador Vitelli, Head of Research de Romano Group.

image.png

Según esta consultora, los pasivos remunerados perforaron mínimos no vistos desde mayo del 2005, medido en términos reales. "La contracara de ello, es la migración de deuda del BCRA al Tesoro, este último incrementando su stock de deuda en un monto similar al desarme de pases, pagando algo más de tasa incluso en esta licitación", completó el experto.

Migración a deuda del Tesoro

En la última licitación, el ministerio comandado por Luis Caputo colocó $3,5 billones de deuda en pesos y continuó con su estrategia de hacer migrar pasivos del Banco Central a deuda del Tesoro, un pasamanos que tiene como puntal el ofrecimiento desde la Secretaría de Finanzas para los bancos de mayores tasas de interés de las que les paga el BCRA.

En esa oportunidad, lo hizo a través de tres letras a tasa fija de corto plazo (LECAP), con vencimiento el 14 de junio, el 12 de julio y el 16 de agosto. En la licitación, Finanzas recibió ofertas por $16,7 billones, pero adjudicó el 21% del total ya que había prefijado un tope de $3,5 billones.

En la propia convocatoria a la subasta, el secretario Pablo Quirno había definido una tasa mínima para la LECAP más corta del 4,2% efectiva mensual (TEM). Es decir, un rendimiento superior al que perciben los bancos por los pases del BCRA y también más elevado que el que surgía de la cotización de esa misma letra en el mercado secundario. Se trata del incentivo que les puso a las entidades financieras para que se presten al pasamanos de deuda con el Central.

Las otras dos letras no tenían tasa mínima. Finalmente, se adjudicaron a una TEM del 3,57% para la que vence en julio y del 3,59% para la que expira en agosto. “Representa una baja de tasas con respecto a la licitación anterior”, señaló la Secretaría de Finanzas.

Dejá tu comentario

Te puede interesar