Con más calma siguió el optimismo

Economía

Día inusual para los tiempos que estamos viviendo (últimamente). No por nada importante, pero sí por el comportamiento dispar que tuvieron a lo largo de todo el día las acciones de las industrias más tradicionales y las tecnológicas. Por lo pronto, mientras el Dow abría en lo peor del día para comenzar a trepar lentamente, el NASDAQ lo hacía muy cerca del máximo para retroceder de ahí en más. Las blue chips alcanzaron su pico de máxima a eso de la hora 14, ganando 1,33 por ciento, mientras que el mercado electrónico hacía lo propio a las 11 de la mañana subiendo 1,75%. Para el cierre el Promedio Industrial mostraba un saldo positivo de 0,63% quedando en 10.692,35 puntos, mientras que el NASDAQ retrocedía 1,21%. Básicamente el mal humor en el sector tecnológico se concentró en las empresas más grandes, según lo demuestra la caída de 2,8% que tuvo el NASDAQ 100 (se habló también de que muchos optaron por materializar sus ganancias de papel, lo que explica el buen volumen de la jornada), acotando la merma las empresas de segunda línea. De hecho casi se podría decir que fue una jornada de empresas pequeñas, según lo demuestra la suba de 1,1% con que terminó el S&P Midcap y la mejora de 1% del Russell 2000. Todo esto se fue dando con un trasfondo de comentarios y especulaciones de nuevos recortes de tasa por parte de la Reserva Federal (el consenso habla de Fed Funds que no superen 4% para fin de año), alimentados por la mayor cantidad de pedidos de seguro de desempleo en cinco años. Poniendo cierta cuota de confusión el presidente de la Fed de San Francisco, Robert Parry, declaró que espera que la economía esté creciendo hacia fines de año, aunque la recuperación tardará más de lo que se esperaba. Tal vez esté hoy con los números del PBI del primer trimestre a mano, Alan Greenspan aclare en algo (o no) la situación. Como sectores, lo mejor pasó por las petroleras, gasíferas, auríferas minoristas, intermediarios bursátiles, químicas y transportes, mientras que los bancos comerciales estuvieron al frente de los que retrocedieron. Mirando la mezcla de ganadores y perdedores, y teniendo en mente que hasta en el NASDAQ (que retrocedió) los papeles en alza superaron a los que quedaron en baja por 3 a 2, es claro que los ánimos de la mayor parte de los inversores siguieron tan alcistas como han estado últimamente. Esto da tiempo para comentar la esperada decisión del NASDAQ de lanzar su IPO. Si bien aún no hay ni fecha ni precio, y se revisará la decisión hacia setiembre, cualquier inversor podría hacerse de un aparte del NASDAQ para principios del 2002.

Dejá tu comentario