Di Pace: "Esperamos que el consumo caíga como en 2002"

Economía

El especialista dio sus pronósticos económicos para lo que resta del año, marcado de lleno por los efectos de la pandemia.

Damián Di Pace brindó una conferencia el 26 de junio en el Congreso Nacional Pyme en el marco de Expo Pyme 100 % Virtual sobre la actualidad del sector junto a otros referentes como Carlos Melconian, Claudio Zuchovicki, Maximiliano Montenegro, entre otros

Periodista: ¿Cómo se encuentran las pymes en esta fase de la pandemia?

Damián Di Pace: El universo de situaciones es muy amplio y diverso. Las mipymes de AMBA con cierre de actividad en el sector comercios y en el caso de servicios en muchos casos sin proyección y actividad nula como el caso de turismo, peluquerías, gimnasios, recreación y cultura entre otros. En provincia de Buenos Aires para los sectores que han reabierto con protocolos la situación industrial es muy delicada ya que operan con 30 % de su plantilla limitada para evitar circulación y con producción stockeando frente a un consumo interno muy debilitado. De acuerdo a la CAME las ventas minoristas cayeron 50,4 % interanual en mayo y la producción industrial con caída en el mismo mes de 34,9 %.

P.: ¿En el resto del país fuera del AMBA arrancó la actividad de las pymes?

D.D.P.: Hay un mayor movimiento en el interior del país y una fase diferente de desplazamientos con distanciamiento social mientras en AMBA con una cuarentena mucho más estricta. Sin embargo, debido a que nuestro país nunca logro desentenderse a nivel de su producción de la metáfora que utilizaba Ezequiel Martinez Estrada de Buenos Aires como una Cabeza de Goliat con un cuerpo pequeño (interior del país) y una cabeza enorme (Buenos Aires) lo que sucede es que la cuarentena estricta en AMBA perjudica al Interior también por que mucha de su producción pasa por el consumo y actividad económica de AMBA. En el interior del país hay más consumo y circulación que en el AMBA pero la actividad económica requiere del funcionamiento de esta última.

P.: Qué cambios observa en materia de consumo en el mercado interno en las diferentes fases de cuarentena?

D.D.P.: En principio hay que decir que pasamos de la idea de ponerle plata en el bolsillo a la gente a un proceso donde la gente perdió la poca plata que tenía en el bolsillo producto de la restricción de actividades económicas. En ese sentido el consumo masivo (alimentos, bebidas, cuidado personal, artículos de limpieza) pasaron de un crecimiento en marzo de 16,6 % por efecto del stockeo previo a la cuarentena a una caída del 2,8 % en lo que va de junio. El consumo masivo es un buen barómetro de la restricción de la demanda por deberían ser más inelástico por que no debería caer independientemente del ingreso por que todos debemos alimentarnos. Sin embargo, comienza cayendo en bebidas, luego cuidado personal y por último limpieza salvo algunas categorías básicas. La clase media marca el pulso del consumo en el mercado interno. Detrás de este sector socioeconómico está el monotributista, el autónomo, el comerciante, el prestador de servicio que como nunca en la historia no tienen ingresos.

P.: ¿Qué cambios ve para el mundo pyme postpandemia?

D.D.P.: En principio me preocupa la cuarentena, luego la pandemia y en último plazo la pospandemia. Tendremos que saber que quedará en pie luego de ese proceso. El desempleo en Argentina fue del 10,4 % en primer trimestre del año y el PBI cayó 5,4 % precuarentena. Se espera que la caída anual pueda llegar al 12% que sería muy similar a 2002 pero con un contexto macro mucho más preocupante. No tenemos superávit fiscal sino un gran déficit sin más financiamiento que emisión, sin posibilidad de subir impuestos y necesidad obligada de bajarlos para incentivar la inversión, sin inflación 1% de aquel entonces, sin precio commodities volando, con retraso tarifario, con pocas reservas liquidas en el banco central, con gasto social respecto gasto público record por la pandemia, entre otros. Si fuese gobierno estaría ya mismo dando señales ahora para la pospandemia para dar una luz de esperanza y horizonte al mipyme en Argentina.

P.: ¿Qué tipo de señales se les podría dar?

D.D.P.: Muchas. A un monotributista que no facturó nada y está al punto del cierre no le alcanza la TASA 0 sino que al menos no le cobren el impuesto. Que haya reformas urgentes para en Argentina los primeros 5 años un mipyme por lo menos pueda facturar hasta U$S 500.000 dentro del régimen simplificado como en Uruguay con tasa progresiva por escalas de facturación, pueda reinvertir y no pagar más que lo que gana al Estado y generar las condiciones para que luego de ese período se convierta en Pequeño y luego en Mediano empresario. Si hay algo increíble que el régimen simplificado cuando se creó en 1998 era por $ 100.000 = U$S 100.000. Hoy 22 años después es de U$S 28000. Argentina es una máquina de matar futuro. Otro tema a resolver el costo laboral para el pequeño empresario. Hay que blanquear que las Pymes tienen trabajo informal por qué no pueden pagar lo que la formalidad le exige. Argentina necesita un Blanqueo pero del Estado recaudador hacia la Pyme. Todo lo que está no sirve para generar crecimiento, desarrollo y empleo. No viene de este gobierno. Es un efecto arrastre que termina en más y mas asistencia social por pérdida de la potencial riqueza no generada por el freno constante a la actividad privada. Y no hablo de los grandes capitales que no llegan. Hablo de los pequeños que hay debajo del colchón y no quieren salir a generar riqueza por que saben que salen perdiendo más de lo ponen.

P.: ¿Habrá cambios en los hábitos y comercialización que deje la pandemia?

D.D.P.: Muchos por un lado y no tanto por otro. Mucho por que ya los vemos. Hemos descubierto una mayor eficiencia en el uso de tiempo en casa y mejora de la productividad de muchas tareas que llevarán a una nueva demanda del sector servicios. El Comercio Online que avanzo en 3 meses lo que le hubiese demorado 3 años. Habrá un Efecto Residual de la Pandemia sobre nuevos modos de comercialización. Hay mucho emprendedor leyendo este tiempo y esto nos dejará un Triple Tech Sinérgico: comercio online, app envío y app pago que tendrá un efecto sobre nuevos empleos en nuestro país y sustitución y complementariedad a la vez en el sector comercio y servicios. Sin embargo, me quedo con la reflexión de Carissa Véliz que es Investigadora española en el Uehiro Centre de la Universidad de Oxford que expresa que “en el mundo poscovid, tal vez estemos tan hartos de nuestras pantallas —y de que nos arrebaten nuestros datos— y habremos echado tantísimo de menos el contacto personal, que dejaremos los teléfonos en casa más a menudo y disfrutaremos más de la presencia de otros y de la naturaleza. Ese panorama es igual de posible y mucho más luminoso”. Creo que viviremos un reflorecer del contacto social reinterpretado en turismo, recreación, entretenimiento y comercio físico también como nunca en nuestra vida económica.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario